-->
-->

Iglesias y Rivera

Corredor Mediterráneo necesario y de actualidadCorredor Mediterráneo necesario y de actualidad

Hace unos días se comentó desde esta editorial la posibilidad de que la nueva política, Podemos y Ciudadanos, y en la Comunitat Valenciana, también –parte- de Compromís, acabase destiñendo a tenor de sus conflictos y vicios internos. Pasado ya el 26J podemos decir con seguridad que sí, que la nueva política destiñó, y que no sólo lo hizo por la banda derecha tal y como se esperaba, sino que puso a Pablo Iglesias y los suyos ante un complicado panorama que deberán analizar e intentar explicar. Como bien saben nuestros lectores, el PP se ha vuelto a situar como el partido más votado a nivel nacional, consiguiendo importantes subidas en las tres provincias valencianas y dejando muy atrás a su principal competidor, ‘A la Valenciana’, el conglomerado formado por Compromís, Podem e IU.

En esta ocasión es la falta de actividad parlamentaria de Podemos lo que pone en jaque a la ‘nueva política’. Según los datos públicos, la formación de Pablo Iglesias no ha presentado ninguna iniciativa desde que se inauguró la legislatura. Por su parte, el PSOE lleva más de 100, y ERC, por poner un ejemplo, 28.

Deben haber pensado los podemitas que aquello de la política espectáculo va con los ciclos del verano. Y del mismo modo que la vida de millones de españoles, han hecho un alto en el camino. Volvemos en septiembre, que diría el cartel.

La nueva política está desilusionando a marchas forzadas, no sólo por la falta de sustancia en Podemos, sino también por las contradicciones constantes de su rival, Albert Rivera, el líder de Ciudadanos.

Habrá que revisar mucho si no queremos que otras fuerzas, más populistas y también menos amables, alcancen importantes cuotas de poder tal y como ya sucede en la mayoría de países europeos. Seguiremos a la espera de una clase política a la altura de las circunstancias.

Be the first to comment on "Iglesias y Rivera"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*