-->
-->

España es así… o no?

CARME FORCADELL Y LA DOCTRINA MARX (GROUCHO MARX)Jorge Garcia-Gasco Lominchar abogado y colaborador de ElcheNews

En esta España en medio de este turbulento y convulso mundo post moderno, en el que valores como la dignidad, la honradez y el honor cada vez están más degradados, me he acordado de una historia que me contó mi padre hace muchos años y que, como manchego que soy, hasta el tuétano, ha estremecido y emocionado este duro corazón de picapleitos que tengo en el pecho.

Debía correr el año 1.809 o 1.810. España se batía en una cruel y sangrienta guerra contra los franceses en la llamada Guerra de la Independencia Española. No voy a entrar en detalles históricos, pero baste decir que España se encontraba bajo la dominación del todopoderoso ejército napoleónico; en aquellos años, Francia era la superpotencia hegemónica en Europa y buena parte del mundo, mientras España no era más que una triste sombra del imperio que fuere siglos atrás.

Apostado a las afueras de un pueblo cualquiera de La Macha se encontraba un regimiento entero de artillería del ejército francés, bajo el mando del General Dupont, con el fin de reducirlo a escombros a cañonazos. Dupont era un destacado y prestigioso militar que dio grandes victorias al Ejército Napoleónico durante aquella terrible guerra. También era conocido por ser una persona de vasta cultura y aficionado al arte y la literatura; al parecer, algo bastante inusual en los militares de aquella época, poco dados a cultivar otro arte que no fuera el de la guerra…

Cuando el General, brazo en alto, se disponía a ordenar “fuego” contra pequeña la villa, se le ocurrió preguntar a un sargento que tenía a su lado cómo se llamaba el pueblo que estaban a punto de destruir; ni siquiera se había tomado la molestia de averiguarlo.

– Se llama El Toboso, Señor…- contestó el oficial.

Dupont se quedó unos momentos con el brazo en alto, sin acabar de dar la orden.

“¿El Toboso?” preguntó sorprendido. Tras unos segundos de tensa espera, bajo cuidadosamente el brazo ante la atónita mirada de los artilleros, que ya sostenían las mechas encendidas a punto de disparar.

– Retirad los cañones – dijo el General con voz grave y apesadumbrada mientras se retiraba de la línea de fuego.

– ¡Señor, los artilleros están listos a su orden! – le replicó el sargento contrariado.

– Retirad los cañones, he dicho; no quiero que la Historia me recuerde como el hombre que destruyó el pueblo de la amada de Don Quijote…

No sé qué hay de real y qué hay de leyenda en esta anécdota, pero eso da lo mismo. Es una de esas pequeñas perlas de la Historia que bien merece ser recordada, porque gracias a la sensibilidad de aquel francés, además de preservar ese pequeño pueblo manchego, también preservó la dignidad de Doña Dulcinea, de Don Quijote y de paso, la de toda una Nación…

En fin, cosas que le pasan a uno…

 

Be the first to comment on "España es así… o no?"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*