-->
-->

Madrid quiere Fórmula 1, pero alejada del ‘modelo valenciano’

wpid-valencia2.jpg

Madrid quiere tomar el relevo de Valencia como escenario urbano de un gran premio del Mundial de Fórmula 1. Esta es la propuesta que ha realizado un grupo de empresarios españoles a Bernie Ecclestone, patrón del Mundial, quien, según apunta el diario El Confidencial, habría acogido con interés esta posibilidad.

Pero lo que más seduce al magnate de la Fórmula 1 es que sean los propios inversores los que estén dispuestos a financiar por completo el proyecto, que rondaría los 50 millones de euros. La principal diferencia con el anterior modelo, planteado por Valencia a mediados de la pasada década con su Gran Premio de Europa, es la de no recurrir al dinero público en la financiación y, de esta forma, evitar el contacto con las instituciones más allá de los permisos y apoyos logísticos.

fotonoticia_20140417120007_500

La consigna del grupo inversor en aprender de los errores y huir del modelo valenciano. La prueba que se celebraba en Valencia fue recibida con entusiasmo en sus inicios, pero tras cinco ediciones la Generalitat Valenciana, coopatrocinadora del evento y presidida por Alberto Fabra, anunció su suspensión.

Nunca se han sabido con certeza las cifras reales de los gastos e ingresos que dejó en la ciudad el ‘gran circo’ del automovilismo, pero sólo las obras de acondicionamiento del puerto se dispararon, según llegó a reconocer el conseller Mario Flores, hasta los 90 millones, a los que se deben sumar los 10 de media que costaba el montaje del circuito antes de cada Gran Premio o los 27 del canon para organizar la prueba.

La Comunidad Valenciana aún sigue bajo el impacto de toda aquella etapa, sobre todo tras la compra por parte de la Generalitat por el valor de un euro de la empresa Valmor Sports, encargada de gestionar el Gran Premio de Europa, que arrastraba unas grandes deudas económicas. Tras adquirir la empresa, el Consell tuvo que asumir una deuda de 24 millones de euros y abonar el canon pendiente.

Recibido con entusiasmo por el sector hotelero, el Gran Premio de Valencia fue perdiendo cada vez mayor interés, fue de más a menos en afluencia de espectadores, y acabó por ser rechazado de plano por algunos colectivos vecinales, en especial los de la zona del Grao. La factura pública de la Fórmula Uno aún escuece en Valencia y continúa alimentando el debate político.

Lo que también fue innegable fue el impacto mediático de la prueba, seguida por unos 600 millones de espectadores en todo el planeta, así como la notable repercusión turística que dejó, ya que la ciudad superó el 80% de ocupación hotelera durante las semanas en las que se celebraron los grandes premios.

PENDIENTES DE MONTMELÓ

Al igual que sucedió en su momento con el Gran Premio de Europa, el grupo inversor entiende que la celebración de la prueba supondría un enorme impacto mediático para Madrid, necesitada de un golpe de auto estima tras las reiteradas decepciones olímpicas. Además, también se valora el impacto económico de los 100.000 visitantes que podrían visitar la ciudad durante ese fin de semana.

El Gran Premio de España se celebrará en el circuito de Montmeló hasta finales de 2016, fecha en la que vence el contrato, que se encuentra actualmente en fase de ampliación. Sólo en el supuesto de que la negociación con Montmeló no fructificara Madrid podría tener alguna opción, ya que la dirección de la Fórmula 1 no desea más de una carrera por país.

Ecclestone ya intentó en el pasado trasladar su ‘circo’ de la Fórmula 1 al caso histórico de una gran ciudad como Londres, pero los problemas para modificar las ordenanzas locales impidieron realizar el proyecto.