-->
-->

Fabra no recula en RTVV

wpid-wpid-wpid-Alberto-Fabra-Cortes-2.jpg

Alberto Fabra ha dicho hoy en Les Corts “estar dispuesto a hablar de una nueva RTVV que parta de cero”. Lo que, de inmediato, ha sido interpretado por políticos y periodistas -entre ellos yo- como una marcha atrás en el mejor de los casos, o como una lucha intestina en el seno del PP, en el peor. Lo primero no sucederá antes de las elecciones, lo segundo no tiene sentido si no es cierto lo primero.

Los socialistas, por ejemplo y por boca de Ximo Puig, dicen creer que estamos presenciando una reyerta entre los presidentes de la Generalitat y de la Diputación de Valencia, cada uno con su tele. “Un ataque de cuernos”, decía un periodista militante de esos que se conformarían con ver TV3 en el botón del 9. Si la que sale elegida en el concurso de la institución que preside Alfonso Rus es Mediterráneo Televisión, la de la COPE, cabría hacer esa interpretación. Pero si la elegida es Beovisión, no. No, porque para poder optar a ese concurso sus gestores primero tuvieron que hacerse con la otra frecuencia autonómica (hay semiautonómicas a base de sumar comarcales o locales, como 12TV o Canal 7 y asociadas), que es la adjudicada inicialmente a Las Provincias TV, previa autorización del Consell. Es decir, que si Fabra no quisiera, Beovisión no podría optar a ser Tele Rus. Saldremos de dudas antes de 15 días.

Pero volviendo al anuncio de Fabra, sus palabras complementarias en los pasillos de Les Corts confirmarían que la percha sería la ILP respaldada por casi 90.000 firmas que pide una “nueva” rtv, que la mayoría absoluta del PP sí permitirá debatir en el hemiciclo. Y ésa sería la clave: no se reabriría la vieja, se abriría una nueva rtv.

Y lo que ha dicho previamente en el hemiciclo, como respuesta a los síndics de Compromís, Enric Morera, y la de EUPV, Marga Sanz, que le han preguntado por la manera en que se celebraban las juntas de accionistas de las empresas públicas donde participaba el Consell como accionista, y en concreto en RTVV, es que “con una RTVV donde no se hipoteque la Sanidad, la Educación y las políticas del Bienestar, estaría dispuesto a hablar. En otras en otras circunstancias, donde la economía lo permita, y siendo una televisión solvente y, sobre todo, ajustada a las necesidades de los ciudadanos “. Fabra ha hecho hincapié en que con el último presupuesto de la extinta televisión pública se ha podido atender otras necesidades y “tuvimos que priorizar”, y si sigue pensando que es una buena opción el cierre de la televisión dadas las dificultades para su liquidación.

Pero la noticia que parece desprenderse de esas palabras nos va a estropear el titular, salvo sorpresa final. Porque portavoces autorizados del Consell recuerdan a Valencia News Alicante News y Elche News que el presidente Fabra siempre se ha mostrado dispuesto a tener un servicio público de rtv acorde a las posibilidades económicas de la Comunidad, que por eso cerró RTVV hace casi un año, porque no se daban esas condiciones, y que por eso NO abrirá una nueva radiotelevisión “hasta que se den las condiciones de ajuste del déficit y de financiación adecuada” para la Comunidad Valenciana. ¿Se imaginan que diría Montoro si se abre una nueva rtv con nuestro actual nivel de déficit? Pues eso.