-->
-->

Controlo mi estrés, aseguro mi salud

La Red Tourist Info realiza una encuesta a los turistas para conocer su perfilLa Red Tourist Info realiza una encuesta a los turistas para conocer su perfil

Controlo mi estrés, aseguro mi salud, según el psicólogo Tony Crespo, toda esa vorágine de trabajo, casa, niños, pagos y un sinfín de temas diarios terminan antes o después por producirnos lo que todos en un momento u otro de nuestra vida hemos padecido, “el estrés”. Lo que quizás no sepamos en que es estrés puede transformarse en un auténtico problema si no tomamos las medidas oportunas, sobre todo si éste se convierte en crónico.

Todas estas conductas descontroladas pueden acabar mermando nuestra salud y provocando graves trastornos como hipertensión o nivel alto de colesterol LDL, además el estrés puede conducirnos a unos malos hábitos inapropiados que se irán sumando en nuestro día a día, como comer de una forma inconsciente, rápida y de peor calidad, consumir más alcohol y más tabaco si somos fumadores, e ir descuidando nuestro cuidado general.

Asimismo en el plano psíquico y emocional el estrés también nos altera de una forma muy agresiva, ya que el sentimiento de pérdida de control del entorno y de falta de tiempo, favorece la irritabilidad con las personas de nuestro entorno, pareja, hijos, compañeros de trabajo, etc.

Entre otras medidas resultan útiles para contrarrestarlo, puede actuar desde diferentes frentes en el día a día para ir ganando serenidad y bienestar.

Lo primero que recomienda el psicólogo Crespo a sus pacientes cuando van a la consulta con todos esos síntomas y comentándole que no saben lo que les ocurre últimamente pero que no son ellos, es hacerles ver y que sean conscientes de lo que están atravesando y padeciendo, “el estrés”…

Algunas recomendaciones generales que nos da el psicólogo y no por ello menos importantes que siempre vienen bien son:

NO RESIGNARSE: muchas personas que lo padecen achacan a su carácter “nervioso” esta patología, y lo aceptan como normal, no cayendo en la cuenta que vivir con prisas, o haciendo un sinfín de tareas, les pasará una factura consistente antes o después. Porque una cosa es estar ocupado puntualmente y otra vivir en un estado de desbordamiento constante.

Algunas pequeñas cuestiones pueden ayudarnos mucho para no terminar padeciendo alguna de las patologías antes indicadas, por ejemplo en vez de estresarse con el tráfico de la primera hora de la mañana, ¿por qué no probar a salir un poco antes de casa o simplemente, asumir que se llegará más tarde sin ponerse nervioso por ello?. Acciones sencillas ante lo que nos vamos encontrando, no hace falta mucho más…

Otra recomendación seria la PRÁCTICA DE ALGÚN EJERCICIO FÍSICO para liberar tensiones. La práctica deportiva durante varias veces a la semana ayuda a relajarse y proporciona una especie de inmunidad psicológica frente al estrés.

La actividad física el cuerpo libera endorfinas, sustancias conocidas como “las hormonas del bienestar”. El Mindfulness, el Yoga o el Taichí, así como algunos Masajes Terapéuticos, pueden proporcionarnos una ración extra de relajación y de equilibrio entre el cuerpo y la mente, muy beneficioso contra los estados nerviosos alterados y la ansiedad.

A través de las técnicas que se desarrollan con estas Ramas de la Salud Deportiva, nos van a enseñar como respirar para recuperar la calma antes esos momentos puntuales de máxima tensión en los que veamos que nos vamos a desbordar y en el que el estrés está ahí llamando a nuestra puerta…

Un ejercicio muy sencillo consiste en centrar toda la atención en cómo el aire entra y sale de los pulmones lentamente. Poco a poco nos iremos serenando.

Asimismo es muy importante comenzar a relativizar, observando lo que nos ocurre como si fuésemos espectadores de nuestra propia vida, desde cierta distancia, esto nos ayudará a verlo con otra perspectiva, en la que los problemas y preocupaciones del día a día tal vez acaban no siendo tan importantes o difíciles de solucionar como parecían.

Para ser conscientes de esto que comenta Tony Crespo, solo basta con fijarse en cómo solemos interpretar los conflictos de familiares o amigos; normalmente encontramos una posible solución o manera de actuar de forma más rápida que si ese mismo problema fuera nuestro, esa claridad de comprensión viene de hecho de ser meros observadores del conflicto y no los actores estrella de la secuencia.

Aprender a relativizar y ser conscientes de qué podemos hacer para solucionar un problema, ocupándonos y no preocupándonos, es una actitud vital y positiva que refuerza el bienestar mental y en consecuencia, toda nuestras salud en general.

Be the first to comment on "Controlo mi estrés, aseguro mi salud"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*