-->

La Comunitat acogerá el próximo año un congreso nacional sobre derechos y deberes de consumidores y usuarios

wpid-img_7361.jpg

La Generalitat tiene previsto organizar el próximo año un congreso nacional de consumo con el que la Comunitat se convertirá en el centro del debate sobre los derechos y deberes de los consumidores y usuarios para, de esta forma, contribuir a velar por la seguridad y la calidad en el mercado, según ha avanzado este martes la directora general de Comercio y Consumo, Silvia Ordiñaga.

Ordiñaga ha presentado esta propuesta durante la reunión del pleno del Consejo de Consumidores y Usuarios de la Comunitat Valenciana, en el que están representadas las diferentes asociaciones con el objetivo de que puedan hacer sus aportaciones.

Asimismo, durante la reunión se ha informado sobre el balance de actuaciones en materia de control del consumo llevadas a cabo en el primer semestre de 2014 por la Conselleria de Economía, Industria, Turismo y Empleo, del que se desprende un descenso del 23,73 por ciento en el número de reclamaciones atendidas por los servicios territoriales respecto al mismo periodo del año anterior, con un total de 4.867 frente a las 6.299 de 2013.

Por sectores, la telefonía continúa encabezando el listado de reclamaciones en la Comunitat, con 1.694; seguido de bancos y entidades financieras, con 317 reclamaciones; y el sector del servicio de gas, con otras 188.

En cuanto a las denuncias, han experimentado un incremento del 46,16 por ciento, con un total de 1.257 frente a las 860 presentadas en el primer semestre de 2013. De ellas, 142 corresponden al sector de la telefonía y 78 a textil, piel y calzado.

Por otra parte, los servicios territoriales de Consumo en las tres provincias atendieron de enero a junio de este año 5.701 consultas realizadas por los consumidores y usuarios. Estas consultas estuvieron relacionadas principalmente con los servicios de telefonía, con 2.295 de ellas; bancos y financieras, sector eléctrico y seguros.

INSPECCIONES Y SANCIONES

En cuanto a la actividad desempeñada por los servicios de inspección, durante el primer semestre del año se han realizado un total de 26.651 inspecciones y tomas de muestras.

Estas inspecciones tienen como fin comprobar la corrección en las transacciones comerciales para evitar posibles irregularidades, como ventas fuera de los establecimientos autorizados, ausencia de documentación obligatoria, irregularidades en el etiquetado, incumplimiento de normas técnicas en los productos, etc.

La directora general ha destacado que, del total de inspecciones realizadas, se detectó algún tipo de irregularidad en 702 ocasiones, “lo que demuestra un índice de cumplimiento de la norma por parte de las empresas en más del 95 por ciento de los casos”.

Asimismo, en este periodo la conselleria abrió un total de 400 expedientes, entre los que 334 han sido merecedores de sanción, de los que 285 fueron por faltas leves, 49 graves y ninguno por muy grave. Las multas ascendieron a un importa global de cerca de 700.000 euros.

Entre los tipos de infracción, 96 expedientes recibieron sanción por incumplimiento de requerimiento; 76 por incumplimiento de servicios al cliente; 46 por incumplimiento de las normas y condiciones de venta; y 20 debido a irregularidades en el etiquetado. El resto se reparten entre otros tipos de incumplimientos como ausencia de hojas de reclamaciones, cláusulas abusivas, o prácticas desleales.