-->

El Papa da en el clavo

Corredor Mediterráneo necesario y de actualidadCorredor Mediterráneo necesario y de actualidad

En estos días de verano la ciudad polaca de Cracovia acoge una nueva edición de las Jornadas Mundiales de la Juventud, un evento que reúne a centenares de miles de jóvenes cristianos católicos de todo el mundo para celebrar la palabra de Dios y estrechar los lazos entre las diferentes comunidades cristianas a lo largo del planeta. Como no podía ser de otra manera, el Papa Francisco ha estado muy presente en los actos de las Jornadas, y como –casi- siempre, ha estado muy lúcido.  Apenas han transcurrido unos días del conmovedor atentado terrorista en el que dos jóvenes yihadistas degollaron frente al altar a un anciano cura de 86 años en una localidad de Normandía (Francia).

El Papa se apresuró a condenar estos cobardes hechos, y recordó, por si alguien tenía alguna duda, que no estamos ante una guerra de religiones tal y como los fanáticos yihadistas pretenden hacer creer. Francisco aseguró que no se trata de una guerra de islam versus cristianismo, sino de una guerra de intereses. Intereses por controlar recursos económicos y naturales, y por acallar a los pueblos. Debemos recordar que la mayoría de muertos a cargo del DAESH o ‘Estado Islámico’ son musulmanes que no comulgan con sus ideas extremistas, caducadas y primitivas.

Hay que separar, para que no ganen la batalla dialéctica. Para que no tengan el más mínimo resquicio al que aferrarse. El Papa Francisco una vez más puso el dedo en la llaga, y recordó que hace falta un plus de misericordia para seguir ayudando a las personas de distintos países que llegan hasta Europa, o incluso hasta América, en busca de refugio y ayuda.

La solución no es sencilla, desde luego. No obstante, no caigamos en el error de dividirnos, es lo que los terroristas quieren. Alentemos a todas las confesiones a mostrar su rechazo, y hagamos valer frente a los intolerantes los valores de libertad, justicia e igualdad que asientan nuestras sociedades y Estados.

Be the first to comment on "El Papa da en el clavo"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*