-->

¿Evitar unas elecciones anticipadas o paliar el caos de intentar evitarlas?

Corredor Mediterráneo necesario y de actualidadCorredor Mediterráneo necesario y de actualidad

No está el horno para bollos, pero tendremos que cocinar. Además, la cosa va, parece ser, de emular las recetas de nuestros vecinos latinos. El intento a la desesperada del nuevo abanico de partidos con representación, surgido tras las elecciones del pasado mes, de hallar un gobierno progresista de fuerzas debilitadas o las pretensiones de algunos medios de querer vendernos la burra de un pacto para un macrogobierno de Estado, que unos y otros niegan pretender, es lamentable. Que las elecciones anticipadas son algo inevitable e, incluso, saludable para nuestra democracia es algo que nadie ya puede negar. ¿Evitar unas elecciones anticipadas o paliar el caos de intentar evitarlas, esa es la cuestión?

Claro que la democracia desgasta. Consecutivas campañas inquietantes con desenlaces confusos en elecciones inciertas no invitan a participar. Algunas tuvieron la emoción de los descontentos de desbancar a los históricos, como en la Comunitat Valenciana, y en otras la ilusión de casi llegar a conseguirlo y ni arrimarse, como en las elecciones anticipadas de Andalucía. Una tercera campaña de unas nuevas Elecciones Generales, más las dos autonómicas      -catalanas y andaluzas- que ya arrastramos, sería contraproducente para la lucha contra la desafección ciudadana respecto a la partitocracia.

Sin embargo, ante una inminente pérdida de votos en unas nuevas elecciones anticipadas, algunos esperan sacar de esta configuración a lo Italia del año 1 d.B.G (después de Beppe Grillo) un gobierno a la portuguesa, de izquierdas y, si puede ser, estable, pero en España, con Podemos y PSOE como socios. Es como querer cocinar un bacalao “made in Oporto” con boquerones de Málaga o quisquilla de Vallecas. Aquí y ahora sería una bomba de relojería. No por su condición de progresista, que no nos disgusta, sino por la falta de definición de medidas de urgencia a emprender desde los primeros meses de gobierno. Medidas factibles, reales y amoldadas a las verdaderas necesidades de la gente. Si no se ponen de acuerdo para llegar a acuerdos, dejando las líneas rojas a un lado (o verdes, o azules, o rosas, o amarillas) y pactando en infinidad de cuestiones en las que ambos coinciden, en pro del beneficio de todos… ¿cómo van a gobernar?

Be the first to comment on "¿Evitar unas elecciones anticipadas o paliar el caos de intentar evitarlas?"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*