-->

Pobres y mal avenidos

Corredor Mediterráneo necesario y de actualidadCorredor Mediterráneo necesario y de actualidad

Somos pobres y mal avenidos, pero no hablaremos hoy de financiación. Bajaremos a pie de tierra, para hablar una vez más, y las que hagan falta, de algo muy nuestro como es la naranja y la agricultura. Malas noticias para los esforzados agricultores y es que, el Consell ha sido el encargado de anunciar las malas noticias. Lamenta el Gobierno valenciano que la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (ENESA) haya decidido reducir 10 puntos de subvención en los seguros agrícolas que se contratarán a partir del 15 de noviembre.

Así lo ha trasladado el secretario autonómico de Agricultura y Desarrollo Rural, Francisco Rodríguez Mulero, en la Comisión del Seguro Agrario de la Comunitat Valenciana, que ha tenido lugar recientemente. A este respecto, Rodríguez Mulero ha señalado que la reducción afectaría inicialmente al albaricoque, la ciruela, la manzana, la pera, el melocotón y los cultivos forrajeros, y se espera que finalmente afecte de manera directa a los cítricos y otros cultivos valencianos.

Si a eso le sumamos los acuerdos comerciales poco favorables al campo valenciano, estamos muy mal avenidos. Otra estocada de muerte para el campo valenciano. Estamos desprotegidos ante este tipo de acuerdos y ante estas malas noticias, pero si podemos combatirlos con nuestro ejemplo. Consumamos productos de la tierra, productos valencianos. El beneficio es doble, ayudamos al productor valenciano, beneficiamos a la economía local y además protegeremos al medio ambiente también desde un doble punto de vista. Evitaremos el enorme coste ambiental de traer cítricos hasta España, y evitaremos consumir productos que no han pasado exactamente los mismos procesos fitosanitarios que los locales.

A río revuelto se pasa la aspiradora. Y en la Comunitat Valenciana la llevamos pasando durante mucho tiempo. Ni naranjas, ni infraestructuras, ni financiación. Pobres valencianos, tan adormilados en otros quehaceres, mientras los naranjos, ejemplo de nuestro poderío en otros tiempos, se secan a merced de políticos poco interesados en ellos.

Be the first to comment on "Pobres y mal avenidos"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*