-->

Descubre por qué el camuflaje de los coches de prueba es así

wpid-coche-camuflaje-640x432.jpg

Seguro que has visto alguna vez una serie de fotografías espía de los coches que se están probando en algún lugar del mundo, bien a la vista de todos pero con sus formas tapadas con una pintura muy especial, que cubre toda la carrocería e impide que se vean con claridad los detalles de su diseño. A primera vista, parece que no esconden mucho, pero en realidad es un camuflaje muy útil para tapar sin ser demasiado recargado y que proviene del mudo militar.

Es, normalmente, una pintura blanca con líneas negras, que cubren parte de esa pintura blanca. Hay que remontarse hasta los tiempos de la Primera Guerra Mundial para saber por qué se utiliza hoy en día para camuflar los coches. Su nombre técnico es “pintura de deslumbramiento” o “camuflaje Dazzle“. Su principio es muy sencillo: el contraste entre el blanco y el negro hace que el ojo humano y, sobre todo, el objetivo de una cámara no pueda fijarse en los detalles.

En principio se utilizaba en los barcos de guerra, de manera que, una vez pintados así y en alta mar, el fuerte contraste entre los dos colores hacía que fuera imposible marcar bien su posición a la hora de apuntar los cañones. Poco a poco se fue popularizando y fueron cada vez más los barcos que lo utilizaron. Para crear los patrones de camuflaje se contó con la ayuda de pintores, que realizaron parte de los trabajos para camuflar a los barcos.

Este camuflaje ha ido pasando otros campos de la vida civil, como a la automoción. De hecho, gracias a la aparición de cámaras digitales, en las que hay autoenfoque, los fabricantes han sido precavidos y han incorporado desde hace años este sistema para confundir al ojo ajeno que busca hacerse con los detalles de sus modelos.
deportivo-camuflado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El enfoque automático funciona buscando las condiciones óptimas de iluminación, así que al registrar los patrones blancos y negros no es capaz de calibrar correctamente y no puede enfocar correctamente. Muchos de los detalles del coche quedan desenfocados y es incapaz de registrarlos correctamente.

No es el único sistema que se utiliza. En ocasiones se utiliza una carrocería falsa con burbujas de plástico o introducir elementos falsos que luego no aparecerán en el modelo de producción. También utilizan vinilos de color negro, que absorbe la luz infrarroja de las cámaras, haciendo que la imagen no se perciba bien.

Pero quizá el sistema más eficaz y el más sencillo sea utilizar este tipo de patrones de color blanco y negro que molesta tanto a la cámara como al ojo humano y ayuda a los fabricantes a que sus modelos más nuevos, esos que todavía no están preparados para que los veamos, puedan circular por las calles para probar sus especificaciones técnicas según http://www.highmotor.com/