-->

El Mundial de Fómula 1 se reanuda en Spa-Francorchamps

wpid-gp-belgio-preview-630x300.jpg

El campeonato del mundo de Fórmula 1 vuelve a la acción tras la pausa veraniega y lo hace sobre una de las pistas con más historia de la Fórmula 1: Spa Francorchamps, sede del Gran Premio de Bélgica. La del domingo será la edición número 59 y, de este total, la Scuderia Ferrari ha ganado en 16 ocasiones, lo que equivale a un 27,5%. La carrera se ha disputado en tres sedes distintas: Spa (46 veces), Zolder (10 ediciones, en la parte flamenca de Bélgica) y Nivelles-Baulers (2, a las afueras de Bruselas).

Los años Cincuenta. En la primera edición, la de 1950, Juan Manuel Fangio salió vencedor al volante de su Alfa Romeo. Luego Ferrari se impuso en 1952 y 1953 con Alberto Ascari y su mítico 500. El piloto italiano tenía un “feeling” especial con esta pista y de hecho señalaba a Eau Rouge, las eses en subida que aún a día de hoy siguen siendo toto un reto, como la curva más bonita que jamás había afrontado. Ferrari ganó también en 1956 gracias a Peter Collins.

Los años Sesenta. En 1961 el dominio de Ferrari fue absoluto, consiguiendo las cuatro primeras posiciones con otros tantos 156 F1. Phil Hill se hizo con la victoria por delante de Wolfgang von Trips, Richie Ginther y Olivier Gendebien. El primer piloto no perteneciente a la disciplina de Ferrari fue John Surtees en su Cooper. Precisamente fue el as inglés el que triunfó por última vez para Ferrari sobre el viejo Spa, un trazado de 14 kilómetros. Corría el año 1966 y se trató de una de las carreras más duras de la historia; Surtees, debido en parte a la sensibilidad desarrollada en sus años de motociclismo, fue el único en no tener problemas cuando, en la primera vuelta, el grupo se encontró con una tormenta perfecta en la curva de Bourneville. Surtees salió ileso mientras que Jochen Rindt, que iba detrás suya, encadenó varios trompos sin mayores consecuencias. Nueve pilotos acabaron fuera, entre ellos Jackie Stewart que volcó y tuvo que ser rescatado por Graham Hill del habitáculo de su BRM pocos segundos antes de que el monoplaza se incendiara.

Las carreras en Zolder. La carrera de 1966 y las que le siguieron llegaron a considerarse demasiado peligrosas para la Fórmula 1, haciéndose trasladarse al “Circo” hasta los 3,7 kilómetros de la pista de Nivelles-Bauliers, más segura pero poco espectacular. Así que se buscó otra solución en 1973, llevando la carrera a los 4,2 kilómetros de Zolder. Este trazado se le dio de maravilla a Niki Lauda, que acabó ganando para Ferrari en 1975 y 1976. Al final de la década llegó otra victoria gracias a Jody Schecker y su mágico 1979.

La tragedia. Lo que parecía ser un buen circuito para Ferrari acabó presenciando, sin embargo, una de las mayores tragedias por las que el equipo ha pasado. El sábado 8 de mayo de 1982 se disputó la sesión de clasificación del GP de Bélgica; el ambiente entre los dos pilotos de Ferrari no era el mejor, después de que Didier Pironi hubiese desobedecido las órdenes de la Scuderia superando a Gilles Villeneuve en la última vuelta de la carrera previa, en Imola. Faltaban pocos segundos para el final y Villeneuve preguntó si podía volver a salir a pista para intentar acabar por delante de su compañero. El canadiense salió pero se encontró en el camino con el March del alemán Jochen Mass, que estaba volviendo al garaje. Un malentendido entre ambos pilotos acabó en accidente: el 126 C2 de Gilles voló y Villeneuve salió despedido del coche con en su asiento. Llegó con vida al hospital, pero murió aquella tarde. Ferrari se retiró en señal de luto. La Fórmula 1 volvería una vez más a Zolder, en 1984, cuando Ferrari se llevó precisamente la victoria con Michel Alboreto.

La era Schumacher. De 1985 en adelante la carrera se ha disputado siempre en el nuevo Spa, un trazado de 7 km que aún mantiene gran parte del encanto de antaño, con la horquilla de La Source justo después de la salida, Eau Rouge y la recta de Kemmel. Justo es en ese punto en el que se deja la pista antigua para dar paso a una sección mixta muy complicada, antes de volver a entrar en el trazado viejo con una serie de curvas de máxima velocidad antes de llegar a la chicane Bus Stop, llamada así porque en su momento fue una parada de autobús. La Scuderia volvió a la senda del triunfo cuando unió sus fuerzas con las de Michael Schumacher, quien precisamente debutó en este circuito en 1991 y se llevó su primera victoria en F1 en 1992. En 1996 se impuso en su primer año con Ferrari, repitiendo hito al año siguiente. En 1998 hubiera hecho triplete de no ser porque al ir a doblar al McLaren de David Coulthard, el alemán se chocó contra el escocés (que había bajado repentinamente su ritmo) perdiendo una rueda. ¡Por poco no llegaron a las manos en el garaje! Schumacher se resarció en 2001 y 2002 mientras que el segundo puesto de 2004 fue suficiente para conquistar matemáticamente el séptimo título mundial.

Kimi y Felipe. Ferrari volvió a ganar en Spa en 2007 con Kimi Raikkonen, repitiendo al año siguiente con Felipe Massa después de que el brasileño fuera proclamado ganador tras la sanción impuesta a Lewis Hamilton por haber adelantado de manera irregular a Raikkonen. El último éxito de la Scuderia aquí fue gracias también al finlandés, cuando tuvo que defenderse del Force India de Giancarlo Fisichella durante varias vueltas.

– See more at: http://formula1.ferrari.com/es/news/el-mundial-se-reanuda-en-spa-francorchamps#sthash.ShPoqk0o.dpuf