-->

Ford Fabrica la Unidad 3 Millones de su Motor Diésel Compacto

wpid-TourneoCourier_47.jpg

Ford ha fabricado en Europa la unidad número 3 millones de uno de sus motores diésel de bajas emisiones y tamaño reducido. El motor TDCi 1.5 litros, parte de una nueva familia de motores Euro Stage VI, ha sido fabricada en el centro de excelencia global diésel de Ford, la planta de montaje de motores de Dagenham, en el Reino Unido.

“Estamos encantados de haber alcanzado este hito de producción con una unidad del motor diésel tan eficiente y tecnológicamente avanzado de Ford; el motor TDCi diésel 1.5 litros que se incorporará a algunos de nuestros modelos de pasajeros más populares”, cuenta Dirk Heller, director de operaciones de fabricación y motorización de Ford Europa.

La versión más reciente del motor 1.5 litros estará disponible en primer lugar en el nuevo Focus, y después en el nuevo Mondeo, nuevo C-MAX y Gran C-MAX. Los pistones, bielas y casquillos están cubiertos con una capa de seis micrones de recubrimiento de carbono tipo diamante que reduce la fricción y mejora los consumos. Un turbo de geometría variable ayuda a aumentar el flujo de aire y se han reducido las emisiones de óxido nitroso gracias a una trampa de NOx en el sistema de tratamiento del tubo de escape.

En Dagenham también se fabrica el motor TDCi 1.6 litros de Ford que incorpora el modelo Fiesta ECOnetic con Auto-Start-Stop y emite tan solo 85 g/km. El mismo motor 1.6 litros estará disponible en el nuevo Ford Mondeo ECOnetic, con unas emisiones de CO2 líderes en su segmento de 94 g/km.

La fabricación de motores diésel en Dagenham, que también incluirá pronto el nuevo motor de alto rendimiento TDCi de 2.0 litros y 210 CV que debutará con Mondeo y supondrá más de la mitad de la producción global de motores diésel de Ford. Los mayores mercados de Ford en Europa son Reino Unido, Alemania, Italia y Francia, con una cuota de diésel de entre el 47 y el 60 por ciento, y la demanda de vehículos Ford equipada con motores diésel es particularmente fuerte en Portugal, Irlanda y Rumanía, donde suponen dos terceras partes o más de las ventas totales de vehículos de pasajeros.