-->

GP de los Estados Unidos – La mente en Austin, el corazón en Suzuka

wpid-gp-usa-2014-austin-630x300.jpg

Tres semanas después del debut de la Fórmula 1 en Rusia, el Circo parte ahora rumbo al oeste, hacia Estados Unidos, un país que, a lo largo de los años, ha sido escenario de diversos momentos clave de Ferrari, ya sea en Fórmula 1, como en otras competiciones de motor. El estadounidense es también el mercado principal para los coches de calle del Cavallino Rampante y precisamente este año se celebra el sesenta aniversario de la presencia de Ferrari en Norteamérica.

Con tan sólo tres carreras por disputar en lo que queda de temporada, la misión de la Scuderia Ferrari es clara: seguir peleando por la tercera posición en el campeonato de Constructores, en el que actualmente ocupa el cuarto puesto, a 28 puntos de Williams. El equipo cuenta también con otro objetivo igual de importante, tal y como explica Pat Fry, Director de Ingeniería, en www.ferrari.com. “Tras las dos carreras seguidas de Japón y Sochi, hemos tenido tres semanas para prepararnos para estas dos pruebas consecutivas de Estados Unidos y Brasil. La semana extra nos ha dado algo más de tiempo para prepararnos para Austin y desarrollar algunos elementos a probar, con el fin de optimizar el rendimiento y el trabajo de desarrollo del monoplaza, sobre todo de cara a 2015”.

La nueva reglamentación técnica introducida esta temporada, ha representado para todos una curva de aprendizaje muy empinada. Los ingenieros de la Scuderia se centran en estos momentos en sacar el máximo partido a las lecciones ya aprendidas. “Sin duda, nuestro conocimiento y comprensión ha aumentado muchísimo”, confirma Fry. “De la comparación con nuestros rivales hemos sacado una idea clara de en qué debemos mejorar. Tenemos que trabajar en todos los frentes del coche y nos hemos fijado unos objetivos ambiciosos en dos aspectos clave, como son la unidad de potencia y la aerodinámica. Tenemos que alcanzar esos objetivos para ser competitivos y en ellos está trabajando todo el equipo, y así lo seguirá haciendo en los próximos cinco meses”.

El Circuito de las Américas es punto fuerte del calendario desde su primera aparición, en 2012. El trazado propone algunas curvas que recuerdan mucho a las de otras grandes pistas, además de contar con la espectacular subida que conduce a la primera curva ciega pasados los boxes. Es uno de los pocos circuitos del año que se recorre en sentido contrario al de las agujas del reloj y esto conlleva que se haga necesario un pequeño periodo de adaptación para los pilotos y para los integrantes del equipo que trabajan en las paradas en boxes, dado que deben habituarse a la idea de que los coches llegan desde la derecha. Por otro lado, para poner a punto el coche, se tendrá que encontrar el habitual compromiso entre la parte rápida y la lenta de la pista. Fry, en este sentido, analiza los elementos del monoplaza que cobrarán una gran importancia en Austin. “Hay muchas curvas de alta velocidad en el primer sector, una recta larga a mitad de vuelta y una serie de curvas más lentas en la última parte”, explica. “Los neumáticos han sido el principal aspecto que ha caracterizado las últimas dos carreras aquí y el rendimiento de los coches se verá muy condicionado, también este año, por cómo sean capaces los equipos de gestionar los neumáticos y de hacer que trabajen bien”.

El Gran Premio de los Estados Unidos seguirá el programa habitual, con todos sus protagonistas intentando prepararse para alcanzar sus respectivos objetivos de cara a la carrera del domingo. Sin embargo, cuatro semanas después del Gran Premio de Japón, toda la Fórmula 1 y todo Ferrari siguen pensando en la batalla que se sigue librando en Suzuka: la de Jules Bianchi luchando por su vida. ¡Forza Jules!