-->

Volvo Cars introduce la tecnología “Twin Engine” para el primer plug-in SUV premium del mundo

wpid-149821_The_all_new_Volvo_XC90.jpg

El primer Volvo diseñado desde un comienzo para ser compatible con “plug-in” y electrificación. El XC90 T8 ofrece todo el rendimiento de un SUV de lujo, pero con niveles de emisión que incluso pequeños coches híbridos luchan por conseguir. 

Al diseñar el XC90 T8, Volvo Cars eligió no sacrificar ni el rendimiento ni la eficiencia ni el placer de conducir y ni siquiera el espacio del maletero. Con la nueva plataforma de arquitectura escalable Scalable Product Architecture (SPA) y con el éxito obtenido con el Drive-E Powertrain de gasolina, la compañía ha creado un único SUV de 7 asientos que ofrece potencias combinadas de (400 CV/640 Nm) con emisiones ultra bajas (59 g/km) y alta eficiencia de combustible (2,5 l/100 km). La economía de combustible de acuerdo con el ciclo de conducción en EE.UU. es de 59 MPGe.

“El XC90 T8 es un automóvil eléctrico, híbrido enchufable y de alto rendimiento en una sola unidad”, dice el Dr. Peter Mertens, Vicepresidente Senior de Investigación y Desarrollo de Volvo Car Group. “Los motores de Drive-E  ofrecen ya actualmente un rendimiento muy competitivo frente a la competencia. El T8 lo lleva más allá, hasta una posición de liderazgo”.

Un modo de conducción para cada necesidad

El XC90 T8 puede pasar de 0 a 100 km/h en 5.9 segundos, aportando el placer en la conducción que cualquier conductor espera de un Volvo SUV. Pero el placer de conducción es tan solo una fracción de lo que el XC90 T8 puede ofrecer: el coche tiene 5 modos de conducción diferentes que aportan una amplia variedad de prestaciones y características que mejoran la eficiencia. Utilizando un mando de rueda de desplazamiento en la consola central o una pantalla táctil en el panel de instrumentos, los conductores pueden elegir entre los modos siguientes:

Híbrido: Este es el modo por defecto, adecuado para el uso diario. En este caso, el vehículo alternará automáticamente entre una potencia de 2 litros, del motor  Drive-E de 4 cilindros y un motor eléctrico para ofrecer el mejor consumo de combustible.

Puramente eléctrico: En este modo, cuando la batería de alto voltaje está completamente cargada, sirve como única fuente de energía del coche, capaz de alimentar al motor eléctrico que hay sobre el eje trasero. El XC90 T8 tiene una autonomía de hasta 40 km usando sólo electricidad, lo cual cubre la distancia total que la mayoría de gente conduce en un día. Y gracias al sistema de frenado regenerativo, este modo es altamente eficiente en el tráfico stop-and-go (paradas y arranques) de los entornos urbanos. Si se necesita más potencia, el motor de combustión Drive-E arranca automáticamente.

Modo de potencia: Los conductores obtienen con este modo un rendimiento combinado del motor de combustión y del motor eléctrico. En el arranque, el SUV se aprovecha de la  respuesta superior del motor eléctrico y de la curva de par motor instantánea, mientras el motor de combustión se dispone a acelerar.  Esta combinación ofrece un mejor par a bajas revoluciones, lo que equivale a motores de gran cilindrada como el V8.

AWD: Este modo ofrece una tracción total constante. La ventaja de poder seleccionar manualmente AWD es que el conductor pueda utilizarlo cuando lo necesita.

Guardar: Si la batería está cargada, este modo le permite al conductor “congelar” el nivel de la batería y guardarlo para su uso posterior con un accionamiento puramente eléctrico. Por otro lado, si la batería está baja, los conductores pueden utilizar el motor de combustión para cargar la batería hasta cierto nivel y usarla posteriormente con un accionamiento puramente eléctrico.

Bajo el caparazón

Muchas de las características del XC90 T8 powertrain, han sido optimizadas específicamente para la tecnología híbrida. Estos son los principales componentes del sistema.

Motor Drive-E

Debajo del capó existe una versión especialmente modificada del motor de gasolina de 4 cilindros Drive-E. Ya conocido por su capacidad en ofrecer de manera más eficiente la potencia de un motor del doble de su tamaño, el motor Drive-E se ha mejorado en el XC90 T8 con un compresor y un turbocompresor para conseguir una potencia total de 318 CV y un par de 400 Nm.

Volvo XC90 Twin Engine 150060_The_all_new_Volvo_XC90_Charging 150057_The_all_new_Volvo_XC90_interior

Caja de cambios automática

La caja de cambios automática de 8 velocidades también ha sido especialmente adaptada para el híbrido: la tecnología “shift-by-wire” (freno por cable) permite a los conductores controlar eléctricamente la transmisión (la palanca de cambios está hecha de cristal sueco artesanal). Una bomba de aceite más grande proporciona la lubricación necesaria durante el funcionamiento eléctrico, y permite una acumulación de presión más rápida cuando se hacen las transiciones perfectas entre la conducción eléctrica y la de combustión.

CISG

El generador de arranque montado en el cigüeñal (CISG), que se encuentra entre el motor y la caja de cambios, se encarga de tres funciones importantes; es un poderoso motor de arranque de 34 kW que permite que el coche pase sin que se note de ir accionado solo eléctricamente a un accionamiento por combustión combinada, por lo que los conductores experimentaran la marcha con combustible y la marcha con motor eléctrico como una sola unidad. Es también un generador eléctrico de gran potencia. Y por último, actúa como un refuerzo del motor eléctrico, trabajando con el compresor y el turbocompresor cuando se necesita potencia extra, proporcionando hasta 150 Nm de par motor extra.

Batería

Batería de alto voltaje (270-400 V), la entrega de 65 kW de potencia, es un excelente ejemplo del éxito de Volvo con el XC90 T8. Mientras que otros fabricantes de automóviles han tenido dificultades para combinar un gran paquete de baterías con un interior lujoso y espacioso, Volvo ha logrado superar este reto mediante la colocación de la batería en el centro del túnel del coche. Hay varias ventajas en esta posición, por ejemplo, la batería no afecta a la cantidad de espacio disponible en el interior del coche. Esto significa que hay espacio para tres filas de asientos y mucho espacio para los ocupantes y para el equipaje. Además, la ubicación de la batería da al SUV un centro de gravedad bajo, haciendo que el XC90 T8 sea más fácil de manejar y más seguro para conducir.

Motor eléctrico trasero

Aportando 82 CV (60 kW) y un par de 240 Nm, el motor eléctrico se sitúa en el eje trasero accionando las ruedas traseras en los modos eléctricos y de refuerzo de potencia. La colocación posterior es importante porque permite un motor más grande, lo cual es útil para ritmos de tráfico urbanos “stop-and-go”. Esta ubicación supone también una eficiente tracción total porque cada eje tiene su propia fuente de energía

Sistema de frenado de dos pasos

T8 utiliza en parte la tecnología de “brake-by-wire” (freno por cable) para recuperar y transmitir de nuevo la energía al coche, ya sea para recargar la batería o para su uso inmediato. El sistema también está equipado con una función de estabilidad única que controla la cantidad de energía que se puede regenerar de manera segura.

Sistema de refrigeración y climático único 

El sistema de enfriamiento único se compone de dos circuitos adicionales: el primero enfría al generador CISG y al motor eléctrico en el eje trasero, mientras que el segundo enfría la batería en una de dos maneras: ya sea pasivamente, a través del radiador, o activamente a través de una integración con el sistema de climatización del coche.

Preacondicionado

Para mayor comodidad y eficiencia, los conductores pueden pre-acondicionar el tren de transmisión, la batería y la cabina del XC90 T8, ya sea directamente desde dentro del coche o mediante el uso de la aplicación de móvil Volvo On Call.  Esto asegura que, tanto si el exterior está congelado, caliente o húmedo, el coche se calienta o enfría según sea necesario y queda listo para funcionar en el momento en que el conductor entra en el vehículo. El pre-acondicionador puede activarse mientras el coche está conectado, lo cual es beneficioso desde el punto de vista del CO2 ya que asegura que la batería durará todo el tiempo que sea posible en modo de conducción puramente eléctrico.

Una herencia de innovación

Como primer SUV híbrido “plug-in” Premium del mundo, el XC90 T8 se une a una larga lista de innovaciones de Volvo Cars diseñadas para crear una experiencia de conducción más cómoda, un medio ambiente más limpio y carreteras más seguras.

Los datos en el comunicado de prensa se basan en el ciclo de certificación NEDC utilizados por la UE.