-->

Desidia y desvergüenza en el traslado de los documentos Borgianos

wpid-Vicente-Boluda1.png
Como si de uno de los Monuments Men fuera (ya saben, aquellos que salvaban las obras de arte del expolio y la quema por los nazis), el salvapatrias Eliseu Climent, a través del Institut Internacional d’Estudis Borgians, del que es secretario, ha decidido trasladar al Arxiu Nacional de Catalunya los más de dos millones y medio de documentos copiados y digitalizados que posee el Institut sobre los papas de origen valenciano procedentes del Archivo Secreto Vaticano.
¿Cuál ha sido el argumento dado por el Sr. Climent para el traslado de los documentos? Pues parece, según informó él mismo, que el desinterés y la desidia por parte de las instituciones valencianas: desde la Generalitat a los ayuntamientos de Xàtiva y Gandia, pasando por las diputaciones provinciales y el ayuntamiento de Valencia, nadie ha querido invertir los veinte mil euros necesarios para investigar los documentos. No creo que le falte razón, pero ¿es ese el verdadero motivo del Sr. Climent para entregar a Cataluña los documentos sobre los Borgia? No lo creo, y les explicaré el porqué.
Como sabrán (y si no lo saben, se lo digo yo) en pleno estallido de la operación pretoria, donde varios politicuchos del PSC y CIU se encuentran imputados por soborno, corrupción urbanística y blanqueo de capitales, un análisis de la Guardia Civil determinó que Eliseu Climent y su esposa, Rosa Raga, estaban vinculados a 17 sociedades y fundaciones (entre las que se encuentra, atención, el Institut Internacional d’Estudis Borgians), muchas de las cuales recibieron entre el 2002 y 2009 subvenciones, contratos públicos y ayudas de diversas administraciones catalanas entre las que cabría destacar los más de quince millones de euros dados por la Generalitat de Catalunya, o los más de dos millones y medio de euros otorgados por las cuatro diputaciones catalanas. Pero no todo queda ahí, en sus conclusiones, el informe señala que las empresas de Climent habrían facturado a las fundaciones más de tres millones de euros. No parece pues que la entrega de los documentos al Arxiu Nacional de Catalunya de los documentos Borgianos se deba a una insuficiencia de fondos para investigar por la falta de colaboración de las instituciones valencianas, sino más bien un justo pago por las “ayudas” recibidas.
Coincido sin embargo con el Sr. Climent, y que no sirva de precedente, en la desidia y el desinterés de nuestras instituciones en el asunto. Pero no se equivoquen, no lo digo porque nuestras instituciones no hayan pagado los veinte mil euros al Institut Internacional d’Estudis Borgians (Dios nos libre de entregar dinero a quienes dicen que los Borgia fueron testigos del siglo de oro de las letras catalanas, refiriéndose al valenciano), sino porque debieron tomar la iniciativa hace ya mucho tiempo y solicitar de los Archivos Vaticanos todos los documentos referentes a los papas Borgia para su investigación aquí, en tierras valencianas.
El anuncio hecho por la Consellera de Educación, Cultura y Deporte y portavoz del Consell, María José Catalá, en este sentido, afirmando que la Generalitat Valenciana ha solicitado una copia digitalizada de todos los documentos relacionados con los papas valencianos para tenerlas en depósito en el Archivo del Reino y poder abrir así una línea de fomento a la investigación, llega tarde (hace mucho que tendría que haberse hecho) y mal (como reacción a la “fuga” de papeles orquestada por Climent).
Desidia y desvergüenza como siempre, en todo lo relacionado con la historia y la cultura valenciana. Y siempre orquestada por los mismos.
Vicente Boluda