-->

EDITORIAL. Pactos municipales: a la primera cullerada, mosca

Matías Alonso-y-Fran Hervías-Cs

Leemos en el periódico Mediterráneo que todo parece cerrado para un pacto local en l’Alcora entre PSPV-PSOE, Compromís y Ciudadanos. Sí, han leido bien, Ciudadanos pactará con Compromís. A pesar de que tanto Albert Rivera y más recientemente el secretario de organización de este partido, Fran Hervías, han dicho que nunca pactarían con este partido por ser nacionalista (como si Ciudadanos no lo fuera, nacionalistas españoles, pero nacionalistas al fin y al cabo). Incluso el secretario de general de la formación de Rivera, Matías Alonso, le puso adjetivos a la cosa afirmando que «Compromís se ha vestido con piel de cordero pero es un partido pancatalanista que trabajará para que se entre en la dinámica de los Països catalans». No sabemos que opinarán de este pacto local de Ciudadanos con Compromís en Barcelona -donde se cuecen verdaderamente los designios de esta formación- pero sí nos gustaría saber qué opina al respecto el jefe del grupo municipal en Valéncia-ciutat, Fernando Giner, o cómo justifica esta actuación ante algunas de las asociaciones valencianistas con las que mantiene estrechas relaciones. El candidato de Ciudadanos de la capital de l’Alcalatén, Marcos Masó, dice esperar que con este pacto la localidad salga beneficiada, a pesar de dejar de lado la fuerza más votada de la localidad: el PP con siete concejales. Para tener toda la información y para más inri, el pacto alcanzado supone la alternancia en la alcaldía: dos años para PSPV-PSOE y otros dos para Compromis, acuerdo que diversos candidatos de Ciudadanos se han encargado de demonizar como en el caso de Burjassot.

Aunque es cierto que una cosa es un gobierno autonómico y otra los pactos municipales, en este caso, la esclavitud sobre los epítetos vertidos hacia Compromís por “ciudadaníes” o “ciudadadenses” (deberíamos pactar ya el adjetivo con el que nombrar a los miembros de este partido que lo de liberal-progresistas-ecologistas queda muy largo), deberían hacer imposible ese pacto. Y este pacto es en el ámbito valenciano, pero estamos seguros que en el resto de la geografía española se pueden dar carambolas mayores. Y esto no hace si no empedrar el camino de Rivera a la Moncloa en noviembre. En Barcelona, en la sede de Ciudadanos, saben que este tipo de guateques pueden hacer dudar al votante de centro-derecha que parecían sumar día a día… Pero ya saben, donde dije digo, digo Diego o en lloc de paella, fideuà.

Actualización.

El editorial que acaban de leer fue publicado tras intentar contrastar la información con la dirección de comunicación de Ciudadanos. Al no obtener respuesta, ni tener ningún comunicado matizando la noticia, dimos por buena la información publicada por los compañeros del periódico Mediterráneo. En absoluto está en el ánimo de esta cabecera ningún tipo de animadversión hacia ningún partido político, pues nacimos con la vocación de llevar a nuestros lectores la mejor información posible y es exclusivamente este principio el que nos guía; incluyendo poner en evidencia cualquier incongruencia de cualquier formación política que podamos advertir. Por cauces no habituales, nos llegan declaraciones del secretario de organización de Ciudadanos, Fran Hervías, en las que pide perdón a su electorado por la actuación de su concejal en l’Alcora, Marcos Masó, e informando de que van a solicitarle la devolución del acta de concejal, considerándolo en caso contrario, concejal no adscrito y por tanto tránsfuga. Valga la aclaración, pero también el incoherente, a nuestro juicio, proceder del, por el momento, concejal de Ciudadanos en l’Alcora.

Be the first to comment on "EDITORIAL. Pactos municipales: a la primera cullerada, mosca"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*