-->

El problema valenciano de Puig y la solución de Fabra

wpid-Vicente-Boluda1.png

Durante su intervención hace unos días en una mesa redonda que tenía lugar en la Escola d’Estiu del PSPV y que llevaba por título “El problema valenciano”, Ximo Puig, secretario general de los socialistas valencianos, defendió el estado federal como solución a dicho problema, cuyos protagonistas serían la pésima gestión económica y la corrupción que ha realizado el PPCV durante los últimos 20 años de gobierno. Cabría añadir al “problema”, como tercer protagonista, la desprotección de nuestras señas de identidad e instituciones culturales, económicas e históricas y su aniquilación o reemplazo por otras “ajenas” a las nuestras, problema del que el PSPV es igualmente cómplice e, incluso, promotor.

No sé si es necesario un estado federal para mejorar nuestra financiación, pero desde luego se requiere una modificación de la relación con el Estado en dicho aspecto, pues es evidente el desfase existente entre la Comunidad Valenciana y  el resto de las comunidades. Así, desde las organizaciones empresariales valencianas se dejaba constancia de su profundo malestar por lo que consideran una discriminación constante a la Comunidad Valenciana ” que roza el insulto” del Gobierno de España: “ha pasado el momento de ser buenos chicos”, llegó a decir el presidente CEV. Igualmente, un informe de Standard and Poor’s planteaba una modificación «limitada» del sistema de financiación del Estado que supondría un incremento de dos mil millones de euros para los valencianos. De momento, son mil millones extraordinarios los que necesitamos para poder cumplir el objetivo de déficit fijado por el Gobierno de España, que es quien ha de proporcionárnoslos, tal y como se ha trasladado desde el Consell al Ministerio de Hacienda que dirige Montoro.

Quien tiene claro que no desea un federalismo es el PPCV. En respuesta  a las palabras de Puig, el Presidente de la Generalidad Valenciana, Alberto Fabra, tildó el federalismo propuesto por el PSPV de independentismo, utilizándolo para plantear de nuevo una mejora en la financiación valenciana ante el Gobierno central afirmando que, de no proporcionarse dichos ingresos extraordinarios para sostener los servicios públicos, “la Comunidad Valenciana podría verse amenazada por la llegada al poder de un tripartito de izquierdas, catalanista e independentista que cuestiona el actual sistema”, añadiendo que sólo el PP es el garante de la estabilidad.

Estabilidad es precisamente lo que le falta al PPCV, pues mientras el Sr. Fabra intenta que la línea roja de la imputación como exclusión para presentarse a las elecciones no se desmorone, no paran de explotarle en la cara casos y casos de corrupción. Así, acabamos de conocer que el Ministerio Fiscal solicita en el caso Emarsa para los principales saqueadores de la depuradora de Pinedo, el exalcalde de Manises y exvicepresidente de la Diputación de Valencia, Enrique Crespo, así como para los exaltos cargos de la Generalitat Juan José Morenilla e Ignacio Bernácer, la pena de 14 años de prisión. Por otra parte, parece inminente la imputación del Presidente de las Corts, Juan Cotino, tras conocerse las grabaciones de las conversaciones mantenidas en el marco del caso Brugal, y aunque de momento no quiera dimitir, la portavoz del Consell, Mª José Catalá, ya le ha lanzado un órdago sugeriendo que ponga el cargo a disposición del partido. Un balón de oxígeno, quizás, el recibido tras el anuncio de Vicente Rambla, uno de los cuatro diputados en Les Corts imputado por corrupción en el marco del caso Gürtel, de renunciar voluntariamente a su acta y desvincularse de todo cargo público y orgánico. Inestabilidad que también provocan determinados movimientos internos del partido: unos que piden un relevo generacional para frenar la corrupción y otros que, dando por hecho que perderán las próximas elecciones autonómicas, tontean con la idea de crear un partido regionalista para dar cabida al centro derecha valenciano.

Parece pues que la solución al “problema valenciano” no será ni el PPCV ni el tripartito catalanista y de izquierdas que previsiblemente ganará las próximas elecciones autonómicas de 2015.

Vicente Boluda

@VBoluda