-->

El templo del bienestar: los ‘Beauty Cafés’

wpid-beauty-cafe.jpg

Desde que la crisis azotara, muy a nuestro pesar, el país, son muchas las pequeñas y medianas empresas que han echado el cartel de ‘cerrado’ y otras tantas las que, no queriendo darse por vencidas, han decidido reinventarse para continuar ofreciéndonos sus productos y servicios.

Renovarse o morir. Esa es la cuestión en un entorno hostil donde los emprendedores nacen y los supervivientes reconstruyen su modelo de negocio adaptándolo a los nuevos tiempos y necesidades sociales.

Por suerte, los universos de la moda y la belleza están en constante dinamismo y transición por lo que están acostumbrados a reajustarse continuamente según la demanda del entorno siempre cambiante.

Desde hace un tiempo, las blogueras más conocidas nos invitan a probar la filosofía ‘slow’ que se caracteriza por hacer un parón en la vorágine diaria de trabajo, preocupaciones, responsabilidades, compromisos, recados… para dedicar un poco de tiempo a uno mismo, disfrutar de los seres queridos y las pequeñas cosas de la vida cotidiana.

Este momento zen es el que guía la existencia de un nuevo concepto que va más allá de ser un salón de belleza o un restaurante de cocina ecológica. Los ‘beauty cafés’ son, según VOGUE, los nuevos espacios de belleza 3.0 que recrean atmósferas relajantes y ofrecen pequeños placeres para el estado físico y mental del usuario.

En estos establecimientos híbridos se puede encontrar tanto una carta de menús ecológicos y zumos detox como una lista infinita de tratamientos y soluciones estéticas elaboradas específicamente para tratar el problema o alcanzar el fin concreto que requiera el cliente.

Cuidarnos por dentro y por fuera es la filosofía de estos ‘beauty cafés’ que tienen la misión de transportar sin necesidad de coger el coche o avión. Simplemente, hay que dejarse llevar por la experiencia para explotar al máximo el cúmulo de sensaciones de las que es posible disfrutar durante el tiempo que estemos en ese microclima independiente alejado de la estresante realidad que vive de puertas hacia fuera.

Cada vez son más los ‘beauty cafés’ que podemos encontrar en las diferentes ciudades nacionales e internacionales. Además, son ya unas cuantas celebrities las que se han unido a esta nueva moda reconvertida en necesaria supervivencia que, por cierto, es un gran acierto para mimar nuestro cuerpo y mente a partes iguales.

A mí, me parece una alternativa excelente que ha sabido aprovechar la oportunidad. Gestar una idea, equivocarse, levantar el vuelo, reinventarse, caer de nuevo… Emprender no es fácil pero, ¿quién dijo que alcanzar nuestros sueños lo fuera?

“No he fracasado, he encontrado 10.000 maneras en las que esto no funciona”. Thomas Edison.