-->

Mandela, te añoramos

Enrique Arias Vega, Mandela Te añoramosEnrique Arias Vega, Mandela Te añoramos

Hace años que Sudáfrica, el país más desarrollado del continente negro, ofrece inquietantes síntomas de deterioro: desde la ralentización de la economía hasta la inseguridad ciudadana. El asesinato del rapero Flabba Habedi en 2015 ya encendió entonces todas las alarmas.

Hay razones para ello, claro. La principal, la creciente y hasta precipitada ansiedad de la población negra (segregada durante muchos años por el brutal apartheid de los racistas boers) en equipararse a los blancos a cualquier precio.

Claro que el desarrollo y empoderamiento de la nueva burguesía negra no sique los parámetros del crecimiento económico en siglos pasados, cuando no existían entonces ni sociedades ni personas con muchísimo más bienestar, a las que emular, envidiar o pretender reemplazar a toda costa, con las tensiones y nuevas y distintas injusticias que eso conlleva.

Ese revanchismo real de una parte de la población no es un invento de los viejos supremacistas blancos, sino que se constata en el día a día de Johannesburgo o Ciudad del Cabo y en la lectura de novelistas progresistas como Deon Meyer o el Premio Nobel J.M. Coetzee.

Por eso, son muchos los ciudadanos de uno u otro color que echan de menos al gran Nelson Mandela, el hombre que impidió cualquier revanchismo, soñó un país multicolor como el arco iris, diseñó un cambio gradual e impulsó la Constitución más liberal y democrática del mundo.

Sudáfrica necesita pues, recuperar la grandeza encarnada en Mandela y evitar que su gran proyecto esperanzador perezca entre rencillas, egoísmos, violencia y exclusión. Porque, no lo olvidemos, el desarrollo armónico de ese bellísimo país que es Sudáfrica justificaría por sí solo la creencia en la fraternidad posible de los seres humanos.

Be the first to comment on "Mandela, te añoramos"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*