-->

Más locos creativos de aire fresco

wpid-cris.jpg

Es una chica normal. Con un par de narices, si me permiten. Es menuda, pero tiene un sentido nacional que, además de ser indiscutible, es socarrón.

Ayer, además de ser el día de la Hispanidad y del Pilar, fue el día en que Cristina Seguí se destapó como tuitera envenenada. Suele, los fines de semana, coincidiendo seguramente con cuando tiene más tiempo, ser creativa, punzante y absolutamente magistral a la hora de repartir palos a diestro y siniestro. Y casi nunca le falta razón. Ahí está su mérito.

Ayer, evidentemente, sus víctimas no podían ser otras que los catalanistas que abogan por una independencia aprendida tras 30 años de permisividad nacional con el control educativo en la Generalidad catalana.

Seguí, acérrima defensora de la unidad nacional y los valores de España, tenía preparado un tuit magistral dedicado a una de las abanderadas del proyecto secesionista de Mas, Pilar Rahola (quien por cierto, entendió el tema y contestó de manera directa, sin ambages y también en tono socarrón, lo que le honra).

A continuación el tweet de Cristina:

 

cris
cris

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Con esa manera tan sutil, la política valenciana le lanzaba una especie de peineta digital a la conocida tertuliana. Rahola, que otra cosa no, pero de ingenio anda sobrada, contestaba así:

rahola

 

 

A mi, esta conversación me hace mucha gracia pero quiero ahondar más en el tema. Creo que necesitamos más clase política de calle. De esa que escuche a sus vecinos y que lance puyas a quien las merezca por cualquier medio que esté a su alcance.

Estamos en un momento en que se está premiando la creatividad de manera salvaje en todos los ámbitos de la vida, pero seguimos anclados en un sistema bicameral y bipartidista que es tan antiguo como los que juegan a eso. Igual es momento de cambiarlo, y para eso se necesitan políticos como Cristina.

A lo mejor resulta que todos la llaman loca e inconsciente, y puede que cuando se ofusca con algunas de las premisas del VOX más en blanco y negro lo parezca. Pero su estilo es fresco. Sólo le hace falta un empujón.