-->
-->

Panorama

Carlos Ferrández

A día de hoy el panorama político español es muy complejo sobre todo después de los últimos resultados obtenidos en los comicios europeos. Por un lado nos encontramos un bipartidismo fuertemente consolidado que con el paso de los años ha encontrado los mecanismos necesarios establecer “un sistema de turno entre partidos” por otro surgen movimientos de la izquierda radical que haciendo efectivo uso del populismo atraen hacia sus círculo a los sectores más descontentos de la ciudadanía y a menudo a algún que otro comediante nostálgico.

El patio al fin y al cabo es el de siempre, un bloque compuesto por privilegiados que quiere seguir conservando su cuota de poder bien sentándose en el trono o bien frecuentado la corte y otro de rebeldes menos elegantes que los primeros en busca de acabar con el régimen para constituir su “paraíso terrenal”.

Los primeros tienen su estrategia muy elaborada ya que a menudo esta, la izquierda radical se nos presenta como un hibrido entre lo demócrata y la violencia revolucionaria lo cual no solo es una ofensa a la libertad si no que frustra las intenciones de aquellos que mediante la legalidad queremos solucionar la decadente situación en la que se encuentra anclada
la ciudadanía ilicitana, pues uno de sus mayores efectos es que aquellos temerosos de un posible quebrantamiento de las libertades y derechos que nos hemos dado entre todos acudan al bipartidismo una vez más.

La pregunta que debe hacerse el votante en las siguientes elecciones municipales es ¿qué quiero para mi municipio? Y lo habitual sería pensar la siguiente ¿a quién voto? ¿A la izquierda o la derecha? la resolución sería bastante sencilla. En los tiempos que corren sale de toda racionalidad preguntarse ¿por qué signo político he de virar? pues la sociedad no puede construirse con un ojo tapado su constructor debe pensar tanto en los que son como él y en los que no, no puede hacerse política para contentar a una parte del electorado mientras se desprecia al otro. Resuelto esto la cuestión sería ¿cómo construir una sociedad plural y libre? A lo que yo contestaría: la única herramienta posible es el liberal progresismo.

Continuemos ahora con la misma mayéutica del párrafo anterior y preguntémonos ¿qué es el liberal progresismo? Y para resolver el enigma acudamos a la vieja doctrina del liberalismo francés. De él diremos que su base teórica es perfecta pues aboga por una libertad absoluta del mercado que en estos tiempos podríamos tacharlo hasta de anárquico en el buen sentido, todo esto sustentado por dos principios consustanciales, la igualdad y la justicia no obstante la historia se encargo de demostrar que en este sistema que a primera vista puede parecer idílico rompe con el principio de igualdad cuando un trabajador se ve obligado a capitular su dignidad ante un empresario que dispone de una amplia gama de famélicos esperando a las puertas de su fábrica.

Con el objetivo de solucionar estos inconvenientes de la práctica ideológica liberal ya aparecieron autores como Alfred Müller Arkman que teorizaron sobre un liberalismo de base social. Esta es la en su esencia primitiva la ideología de la que hoy hablo con tanta afán ya que a mi parecer no hay tarea más sagrada en lo político que construir una sociedad y en esta labor farragosa y sin embargo tan necesaria no podemos maniobrar arrastrados por la egoísta vanidad de imposición de nuestros pareceres si no que debemos emprenderla mecidos por la refrescante brisa del consenso y los pactos sociales siempre teniendo en cuenta un principio básico que es el del individualismo pues no puede funcionar un sistema que mire antes por el interés colectivo que por el individual ya que la sociedad en verdad no es más que la suma de individuos .

Nosotros los ciudadanos debemos hacer honor a las responsabilidades que nos cedió la democracia, somos capaces de hacer de Elche una ciudad ejemplar en la que veamos al Ayuntamiento no como un gobierno si no como una comisión administrativa en la que sus directores no lo sean por sesgo político o prestigio soberbio si no por su una auténtica vocación de servicio al municipio.

Actualmente los demócratas nos vemos cercados por una infinidad de enemigos que quieren arrancar de nosotros aquellas libertades que procuramos guardar pero la solución es una y esta clara, al ciudadano le corresponde hacer uso de los mecanismos democráticos y adquirir el compromiso de mejorar su entorno, porque hoy puede parecernos que los poderosos que hacen nuestra vida más difícil de lo que debería están fuertemente posicionados sin embargo estos que se empeñan en creer que estamos ciegos tendrán que rendir cuentas ante el más altísimo tribunal, la ciudadanía que sin duda dictará su sentencia en las urnas aplicándole a cada cual la justicia de sus merecimientos.
Carlos Ferrández López – Coordinador Jóvenes Ciudadanos Provincia de Alicante

1 Comment on "Panorama"

  1. Como el hombre, por una parte es un ser de Cultura, de ideas y por tanto de idealismos; te diré desde un punto de vista demagogo(cosa que en la Natura, nunca encontrarás una jirafa ni un ornitorrinco que lo sea), que tu posición es algo derechona, y que utilizas la propia demagogia para justificar tus ideas; y es ahí por lo que tu discurso es débil, pues no tiene razón de fondo, por la cual pueda uno decir: tienes toda la razón, te seguiré allí donde vayas!!. Otra cosa es la segunda parte, bien planteada y equilibrada en sus razones; en ello estoy contigo y creo que aciertas, al ver el problema de la sociedad y la del individuo, e intentas una unificación de las dos… siendo todo ello muy “científico y naturalista”… hablas como un Taoista…

Leave a comment

Your email address will not be published.

*