-->

Todo para el pueblo, pero sin el pueblo

jesus pareja

Barcenas, Filesa, Pallerols, Malaya, Palma Arena, Gürtel, Nóos…….forman parte de una larga lista de casos de corrupción política que incluye  pagos de comisiones, sobresueldos, financiaciones irregulares, desvíos de subvenciones, y demás actuaciones políticas que incurren en delitos de cohecho, prevaricación, tráfico de influencias o malversación de caudales públicos, que dejan al descubierto a alcaldes, concejales, jueces, fiscales, empresarios y hasta a la alta aristocracia española, en tramas organizadas, con el único fin de saquear los fondos públicos de los españoles.

Los ciudadanos, espoleados no sólo por la crisis económica, sino también por esta crisis moral y social, han perdido necesariamente la confianza en los políticos, que en estos casos, han demostrado que no les mueve la vocación de servicio público, sino la de llenarse los bolsillos mientras ostentan el poder. Poder que alcanzaron por cierto, engañando a los ciudadanos con la promesa de una varita mágica, que perdieron al descubrir  “una nefasta gestión heredada”.

Así las cosas, la mayor preocupación de los españoles hoy, es cómo acabar con esta clase política corrupta, que sin duda, debe pagar por sus delitos, y abandonar la gestión pública, y por supuesto el desempleo. Para esto, nuestros gobernantes tampoco

encuentran fácil solución, pues en España ya rondamos los 6 millones de parados y a nivel local, pese al famoso eslogan:  “ si quieres trabajar, vota al Partido Popular”

desde que el PP gobierna en Elche, contamos con 3.000 parados más.

Para paliar esta situación, y mientras se lo llevan por la puerta de atrás, a los ciudadanos nos regalan nuevas tasas, y subidas de impuestos.

La última perla de Mercedes Alonso en este sentido es  la Revisión Catastral  que ha pedido para los ilicitanos. Revisión  que podría haber aplazado hasta el 2016. Otros Ayuntamientos, en defensa de sus ciudadanos, han recurrido la ley y no aplicarán

esta ponencia de valores, sin embargo, nuestra alcaldesa, fiel a los dictados del gobierno

central, y con ilimitado afán recaudatorio, no sólo no recurre, sino que nos mete a la inspección en casa.

Desde el Partido de Elche, que surge de la indignación de esta forma interesada de gobernar, y con la ilusión y el convencimiento de que se puede gestionar de manera eficaz, trabajando para el ciudadano y en base a sus  prioridades, no podemos compartir esta gestión del PP, de espaldas a los ilicitanos, que antepone intereses privados a los públicos, y que toma decisiones sin consulta y a puerta cerrada.

El equipo de gobierno local necesita una reflexión profunda sobre el ejercicio de sus responsabilidades, debe aparcar el rechazo sistemático a las propuestas de la oposición, empezar a escuchar y sobretodo abrir su gobierno a los ciudadanos: La retransmisión de los plenos, la participación ciudadana  y un debate sobre el estado de la ciudad, son algunas de las demandas reiteradas del Partido de Elche, hasta ahora siempre rechazadas, pese a la necesidad urgente de sanear el comportamiento político.

Se debe instaurar el respeto, la transparencia, la crítica constructiva y dejar atrás los enfrentamientos ridículos que no nos dejan avanzar.

Estas malas prácticas políticas, no nos pueden paralizar. Con ilusión, tenemos que trabajar más que nunca, porque es la única forma de cambiar las cosas.

¡Y las vamos a cambiar!.El lamento ya no es suficiente, y además….…no les importa.

Be the first to comment on "Todo para el pueblo, pero sin el pueblo"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*