-->

Acuerdo con los comerciantes pero no con las grandes superficies

wpid-CONSELLER-DE-ECONOMIA-MAXIMO-BUCH-.jpg

El conseller de Economía, Industria, Turismo y Empleo, Máximo Buch, ha logrado llegar a un acuerdo con comerciantes para definir las áreas de Gran Afluencia Turística en la Comunidad Valenciana, después de que el titular presentase ante la Comisión de Reactivación del Comercio la propuesta de la Generalitat para “definir de forma clara qué comercios, cuándo y por qué pueden abrir”. Este acuerdo, sin embargo, no se ha logrado con los representantes de las grandes superficies.

De esta manera lo ha indicado Buch tras la reunión del Observatorio del Comercio Valenciano, que ha concluido con “la mayoría de las asociaciones satisfechas con la regulación propuesta ya que, según ha explicado el conseller, “el 90 por ciento de los participantes les ha parecido razonablemente buena la propuesta de la Conselleria” aunque “los Grandes Comercios querían otro modelo”.

“Lo que se ha tratado es de matizar y concretar lo que marca la norma estatal para tener unos criterios muy concretos que permitan operar al comercio y que los ayuntamientos sepan cuando pueden solicitarlo y en qué condiciones”, ha explicado Buch.

CONDICIONES

Las condiciones para ser considerado zona de gran afluencia turística han quedado establecidos en que las plazas hoteleras supongan un 15 por ciento de su población, que un 20 por ciento de las viviendas sean de segunda residencia y estén ocupadas. De esta manera, cualquier municipio que lo cumpla podría solicitarlo y recibirá “automáticamente” la autorización de zona de gran afluencia turística para el verano (15 de junio-15 de septiembre) y la Semana Santa.

Buch ha concretado que si algún municipio quiere ampliar el periodo deberá acreditar que en dichos meses tiene un 50 por ciento de ocupación, o en el caso de residencias, que haya un 50 más de residuos urbanos, lo que denotará que “hay gente dentro de las residencias”. “Así, se abre la flexibilidad de que municipios con turistas todo el año lo pueda pedir para más meses”, ha aclarado.

Asimismo, se podrá conceder el permiso de zona turística a municipios que celebren eventos deportivos o culturales y que lo “centran en la celebración de estos eventos”, así como se permitirá a ciudades que reciban más de 40.000 cruceristas al año y también se han habilitado horarios excepcionales si se dan circunstancias una vez.

El conseller ha apuntado que se han habilitado diez días de apertura de domingos o festivos de ámbito autonómico que los ayuntamientos pueden sustituir por dos festivos locales. Además, la iniciativa establece que cuando exista una acumulación de domingos y/o festivos por ser consecutivos, los ayuntamientos deberán habilitar al menos uno de ellos sin que ello compute en el límite de 10.

EL DECRETO

Buch ha avanzado que, a partir de ahora, están en la fase de intentar sacar adelante la ley por la vía del decreto para tenerla en vigor “antes de legislatura” y tener una regulación “estable” sobre las zonas de gran afluencia turística que “evite los problemas que hemos tenido últimamente respecto a la interpretación de la norma estatal”.

Preguntado por la aplicación de la norma en zonas como Aldaia o Alfalfar, el conseller ha respondido que si apostasen por el turismo y atrajesen turistas podrían abrir. “Pero, a día de hoy, estoy seguro de que no cumplen con los criterios” de gran afluencia turística.

NINGUNA DE LAS PROPUESTAS DE ANGED

Por su parte, el representante de Anged, Carlos Alfonso, ha lamentado que la norma recoja “el 90 y tantos por ciento” de las propuestas por el pequeño comercio y “ninguno” de las suyas. Al respecto, ha apuntado que desde su asociación no van a recurrir a los tribunales ni “van a tomar partido” pero ha insistido en que si una empresa entiende que esta norma vulnera sus derechos pues “tendrá que recurrir a los tribunales”.

Al respecto, Buch, preguntado por si la discrepancia de las grandes superficies pueda derivar en que se acuda a los tribunales contra la Generalitat para lograr la apertura en festivos, el conseller ha comentado que las medidas legales ya estaban y que esto no va a cambiarlas. “Quien quiera recurrir a los tribunales seguirá acudiendo”, ha indicado.

Alfonso ha criticado que en la propuesta de norma “se queda fuera” casi un 20 por ciento del sector de la distribución y supone ” recortar los derechos que tenían las grandes empresas” en beneficio “exclusivamente” del pequeño comercio.