-->

Carlos Fabra: ‘Yo prefiero estar en mi casa’

wpid-fotoarchivovideo_233699_1_1_wd660.jpg

El expresidente de la Diputación y del PP de Castellón, Carlos Fabra, ha recogido este miércoles en la Audiencia Provincial de Castellón el mandamiento para ejecutar la sentencia que le condena a cuatro años de prisión por delitos contra la Hacienda Pública en el ‘caso Naranjax’ y después de no presentar recurso de súplica, puede ingresar en la cárcel en los próximos días. Tras su salida de la Ciudad de la Justicia ha dicho que no tiene preferencia por ninguna prisión ya que, ha declarado “yo prefiero estar en mi casa”.

Cabe destacar que Fabra no ha presentado el recurso de súplica al que tenía derecho y ha comunicado que no lo presentará, según fuentes conocedoras del caso, por lo que se desprende que ingresará en prisión en el plazo de cinco días a contar desde este mismo miércoles. Todo ello después de que el Gobierno acordara el pasado viernes en Consejo de Ministros denegar su petición de indulto.

No obstante, el exdirigente castellonense no ha querido hacer declaraciones a los diferentes medios de comunicación que se congregaban a las puertas de la Ciudad de la Justicia, aunque preguntado si prefería ingresar en una prisión de Madrid, Fabra ha indicado: “Yo no prefiero nada. Yo prefiero estar en mi casa”.

Carlos Fabra aseguró el pasado viernes, tras conocer que el Consejo de Ministros había denegado su petición de indulto, que procedería “con total normalidad” a lo que decidiera el tribunal sentenciador y que si éste ordenaba que tenía que ingresar en prisión en los próximos días, lo haría.

ESPERA AL CONSTITUCIONAL

No obstante, Fabra recordó que se encuentra a la espera de la decisión que adopte el Tribunal Constitucional respecto al recurso de amparo que interpuso en septiembre a la sentencia, y es que existe la posibilidad de que el alto tribunal pueda adoptar como medida cautelar la suspensión de la condena hasta que decida al respecto.

La Audiencia condenó a Fabra, en noviembre de 2013, a cuatro años de prisión por cuatro delitos contra la Hacienda Pública, a una multa de 693.074,33 euros y a indemnizar a Hacienda con la misma cantidad por el total de la cuantía defraudada durante los ejercicios 1999, 2000, 2002 y 2003 más intereses legales.

La sala apreció la circunstancia atenuante de dilaciones indebidas. La petición de cárcel para Fabra por parte de Fiscalía alcanzaba los 13 años de prisión, una multa de 1,98 millones de euros y una indemnización de 693.000 euros. Sin embargo, la sentencia le absolvió de los delitos de tráfico de influencias y cohecho.