-->

Castedo ultima una salida amable

wpid-fabra-y-sonia.jpg

Sonia Castedo, alcaldesa de Alicante, ha dado este lunes un primer paso para rebajar la tensión existente con el presidente de la Generalitat Valenciana y del PPCV, Alberto Fabra, tras quedar claro que la primera edil no formará parte de las próximas listas electorales tras su doble imputación judicial.

La alcaldesa ha aprovechado este lunes los actos de la ampliación de la nueva sede de la OAMI para lanzar un mensaje amable y pausado, pensando posiblemente en una retirada a corto plazo que no deje demasiadas ‘víctimas’. Castedo es consciente de que la batalla con la cúpula del PPCV ya está perdida y que entrar en el fuego cruzado de acusaciones ya no le va a reportar ningún beneficio.

Además, una batalla dialéctica con los dirigentes del PP autonómico podría pasar factura a los ‘pretorianos’ de Castedo, a quien la alcaldesa pretende proteger para no hipotecar su futuro político.

“Mi relación en él es como siempre, muy buena” y “muy respetuosa”, ha asegurado tras ser consultada sobre su relación personal con Fabra. “Exactamente la misma que tenía con él desde que es presidente y también antes, cuando era alcalde de Castellón”, ha manifestado Castedo, quien ha añadido que “yo sé que es muy difícil, que a veces la imagen es otra, pero yo contra eso no puedo luchar”.

En referencia a si trabaja de la misma forma dada su doble imputación por presuntas irregularidades en la tramitación del Plan General de Ordenación urbana (PGOU) y Rabasa, Castedo ha afirmado que es “la alcaldesa y es mi obligación”. “Sigo trabajando con las mismas ganas y con la misma ilusión, tal vez porque no hay nadie que haya conseguido quitármela”, ha concluido.