-->

Día Europeo de la Logopedia

Elena Gras, Logopeda Hospital Universitario del Vinalopó
  • Logopedas de los Hospitales Universitarios de Torrevieja y Vinalopó enseñan a hablar de nuevo a sus pacientes.
  • Profesionales de ambos centros han organizado un encuentro con pacientes que perdieron la capacidad para hablar y hoy aprenden a volver a adquirir el habla mediante sesiones de rehabilitación.
  • La celebración de este día permite dirigir la mirada a la actividad profesional de los logopedas dando a conocer sus conocimientos y enfatizando la importancia de la prevención de las alteraciones de la comunicación, el lenguaje, el habla, la voz, la audición y la deglución.

Las Unidades de Logopedia de los hospitales universitarios de Torrevieja y Vinalopó, coincidiendo con la celebración del Día Europeo de la Logopedia el 6 de marzo, han compartido un encuentro con pacientes que sufrieron recientemente un ictus o un infarto embólico, con el objetivo de hacer balance de sus experiencias y ayudar a otros pacientes en su misma situación.

La celebración de este día permite dirigir la mirada a la actividad profesional de los logopedas dando a conocer sus conocimientos y enfatizando la importancia de la intervención de las alteraciones de la comunicación, el lenguaje, el habla, la voz, la audición y la deglución. Por todo lo anterior estos profesionales han organizado una cita con pacientes con los que trabajan para dotarles de las herramientas y aprendizajes necesarios para volver a comunicarse.

El tema de este año se centra en las alteraciones de la comunicación producidas por daño neurológico adquirido. De acuerdo con la Federación Española de Daño Cerebral, el daño cerebral es el resultado de una lesión súbita en el cerebro que produce diversas secuelas de carácter físico, psíquico y sensorial, entre ellas, pérdida de memoria y dificultades en el habla.

La afasia es un síntoma de una lesión que afecta a las redes responsables del lenguaje en el cerebro, lo que produce, en consecuencia, que la capacidad de la persona para producir y para comprender el lenguaje se vea notablemente mermada. El grado de discapacidad que produce la afasia depende de la localización de la lesión y de la severidad del daño neurológico que se ha producido.

“La gente no es consciente de la importancia de no poder expresarse hasta que un día dejan de hablar; una persona que ha sufrido un ictus y no que no puede comunicarse mediante el habla o entender lo que dice otra persona sufre mucho, tanto por él como por su propio entorno”, afirman Ana Abadía y Elena Gras, logopedas de los Hospitales Universitarios de Torrevieja y Vinalopó, respectivamente.

Cuatro historias increíbles detrás de cada caso

Joaquín Sáez, de 55 años años de edad y natural del municipio de Torremendo, sufrió el pasado mes de noviembre un infarto embólico que, entre otras consecuencias, anuló por completo su capacidad para hablar. Joaquín tenía un trabajo en la comunidad de regantes y, a diario, los números y el lenguaje formaban parte de su rutina. Apartado del trabajo de manera circunstancial, Joaquín aprende a hablar de nuevo con la logopeda del Hospital Universitario de Torrevieja, Ana Abadía. “He mejorado mucho, al principio tenía muchos problemas de memoria y ahora, poco a poco, puedo expresar con palabras aquello que pasa por mi mente; es un proceso difícil con el que cuento con la ayuda de mi familia, sin olvidar el excelente trabajo de los profesionales del Hospital”, afirma Joaquín.

Vicente Pérez vive en Elche y a sus 55 años lucha por recuperarse del daño cerebral que sufrió hace unos meses. Elena Gras, logopeda del Hospital Universitario del Vinalopó, trabaja junto a Vicente en sesiones de rehabilitación que pronto le permitirán encontrar diferentes formas para comunicarse con los demás. Su empeño, alegría y contancia son la mejor herramienta para superar este contratiempo. “Vicente es capaz de hacerse entender a pesar de la importante limitación en el lenguaje oral; utiliza los gestos y también libretas de apoyo en las que puede leer frases para expresarse en diferentes situaciones como realizar gestiones en el banco. El apoyo de su entorno es fundamental, no podemos olvidar que comunicarse es siempre “cosa de dos”, el interlocutor es clave para facilitar la comunicación”, afirma su logopeda.

Miguel Ángel Pérez y José Manuel Pérez sufrieron un ictus y su vida cambió es ese mismo instante. Ambos, residentes en Torrevieja, vieron como su capacidad para comunicarse verbalmente quedaba anulada por completo. Miguel Ángel siempre había enseñado a sus hijas y a su nieto a leer y a realizar operaciones matemáticas, ahora, gracias al trabajo de la logopeda, es él quien debe aprender a hablar de nuevo. José Manuel se siente orgulloso de su evolución, “el trato de los profesionales es excepcional, nunca hubiese podido volver a hablar de no ser por el trabajo de mi logopeda, su paciencia y el respaldo de mi familia me han hecho superar este contratiempo que creía imposible”.

Un tratamiento precoz resulta fundamental para la recuperación

Resulta fundamental realizar un tratamiento eficaz en el menor tiempo posible. Contar con el apoyo de la familia y la propia voluntad del paciente se convierte en un aspecto clave que garantiza el éxito del tratamiento.

Be the first to comment on "Día Europeo de la Logopedia"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*