-->

La independencia y los depósitos en los bancos catalanes

wpid-sabadell.jpg

Tras los cada vez más frecuentes y amenazantes embates del independentismo catalán contra el Estado de Derecho empiezan a proliferar quienes alertan de las consecuencias empresariales que una eventual secesión catalana pueda tener.

Hasta ahora en privado, y cada vez más también en público, importantes empresarios catalanes se han mostrado contrarios a la independencia. Es el caso del presidente de Freixenet, empresa a la que otros avatares anteriores de la política catalana le hizo perder ventas en el resto de España durante algunas campañas navideñas. O como el presidente del Grupo Planeta, José Manuel Lara, que advirtió del eventual traslado de su compañía a Madrid.

Algunos diarios, como elconfidencialdigital, apuestan también por la salida de Cataluña si se produjera la independencia de Volkswagen, Caixabanc y Banco de Sabadell, que se mudarían, sin especificar adonde. Algunas empresas más pequeñas han elegido la Comunidad Valenciana para mudarse. En el caso del Sabadell hay que recordar que una muy buena parte de su negocio lo va a tener en cuanto se recupere el mercado de la venta de viviendas en la provincia de Alicante.

Pero los cambios de sede pueden no ser suficientes para la salud de los balances de estas entidades. De hecho el gobernador del Banco de España advirtió esta semana en el Congreso que el cambio de sede “no vale” ya que “no sería una solución real“, al menos para el corto plazo.

Con todo, el mayor perjuicio de una posible separación de Cataluña del resto de España sería para los clientes de dichas entidades financieras, porque, según Luis María Linde, “si un país se separa de otro que es miembro de la UE, dejará automáticamente de ser miembro de la unión monetaria y sus bancos dejarán de tener acceso a la liquidez del Banco Central Europeo (BCE)”. Esta circunstancia conllevaría que “la seguridad de los depositantes” de estas entidades “sería muy distinta“.