-->

Mujeres de entre 18 y 44 años son más propensas a depresión

wpid-mujeres.jpg

La doctora en Psicología de la Universidad Internacional de Valencia (VIU), María José Hernández, ha asegurado este miércoles que existe mayor incidencia de trastornos depresivos en la mujer y se registra una mayor presencia en adultos jóvenes, de entre 18 y 44 años.

Hernández ha hecho estas declaraciones con motivo del Día Mundial de la Salud Mental que se celebra el 10 de octubre y, en este sentido, ha recordado que en la actualidad una o dos de cada 100 personas padecen o han padecido depresión, según los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

De esta manera, la psicóloga ha recordado los síntomas que ayudan a detectar la depresión como la pérdida de energía e interés, los sentimientos de culpa, la dificultad para concentrarse, la pérdida de apetito, irritabilidad, ganas de llorar y pensamientos mórbidos, y, en este sentido, ha alertado de que “cuando esta sintomatología perdura más de tres meses es importante acudir a un profesional”. “Normalmente se vive un deterioro del funcionamiento interpersonal, social y laboral y no se sabe a qué atribuir el trastorno”, ha añadido.

La experta ha señalado que cuando el decaimiento no se supera “es cuando el trastorno depresivo ha empezado y la persona se siente incapaz de poder salir de la situación”. Según ha explicado, “nos enfrentamos a diferentes tipos de depresión, ya que hay depresiones por causas biológicas, psicosociales y las relacionadas con la personalidad del paciente”.

Asimismo, hay depresiones que dependen de factores psicosociales, como los trastornos derivados de la crisis económica, “que han generado un incremento de los casos debido a las situaciones de desesperación, y existen otras depresiones en las que entra en juego la personalidad del paciente”.

Hernández ha destacado que lo más importante para poder superarla es “darse cuenta a tiempo y acudir en busca de ayuda profesional”, además “del apoyo familiar y social incondicional y los recursos propios de la persona”.

AYUDAS CON PROFESIONALES

En las explicaciones, la experta ha incidido en el hecho de que hay que ayudar en varios niveles. En primer lugar a nivel emocional-motivacional “para enseñarle a verbalizar sus quejas y problemas lo menos posible, animarle a abandonar el chantaje emocional y cumplir las metas, programando objetivos realistas a corto y largo plazo”.

A nivel ‘sensoriomotor’, es necesario incrementar su nivel de actividad, salir del aislamiento social, afrontar las situaciones y adoptar una actitud de solución de problemas. Entre los factores situacionales del contexto social -ha dicho- es necesario promover que las personas cercanas eliminen las críticas y eviten provocarle situaciones desagradables.

Para la experta de la VIU, para tratar a una persona con depresión es importante “empatizar” con ella, ayudarle a ver los logros que va consiguiendo, que cumpla una serie de reglas terapéuticas, aprenda a analizar sus pensamientos, genere expectativas positivas y que exteriorice emociones.