-->

Milagrosa contraataca al PP

wpid17723-wpid-wpid-milagrosa.jpg

Ya se sabía que Milagrosa Martínez iba a dar guerra desde su sillón de alcaldesa de Novelda y así ha sido. Su último plante, la destitución de Rafael Sáez, portavoz del grupo popular del consistorio, las delegaciones de Hacienda, Personal y Medios de Comunicación y la segunda tenencia de Alcaldía, para dejarlo en la Concejalía de Juventud.

Todo pasaría como un cambio normal de delegaciones entre concejales, si no fuera porque Sáez es, además de concejal y portavoz, el prsidente local del PP y hombre de confianza del presidente Fabra.

Este cambio viene marcado por la petición de Sáez a Milagrosa Martínez que abandone la alcaldía de Novelda por el bien del partido a nivel local. Con la “permuta”, así lo han calificado fuentes del ayuntamiento, Martínez retira a Sáez el sueldo de dedicación exclusiva y  solamente cobrará la indemnización que tienen los otros siete concejales sin exclusividad, 750 euros al mes.

TODOS ADVIERTEN A MILAGROSA

Milagrosa Martínez tiene previsto seguir ocupado el sillón de alcaldesa aun cuando es inminente su procesamiento por cuatro delitos en la contratación del stand de la Comunidad Valenciana para Fitur cuando ella fue consellera de Turismo.

Tanto José Císcar como Isabel Bonig le han dejado claro, en todo caso, que ni va a volver a ser candidata, ni podrá seguir siendo alcaldesa si acaba sentada en un banquillo. Esa es, en este caso, la línea roja de Fabra, que ya se le aplicó por primera vez cuando hubo de dejar el escaño del que disfrutaba en Les Corts, de las que también fue presidenta.

La alcaldesa, aupada al primer plano político valenciano en tiempos de Francisco Camps, ha salido respondona, y mucho, al propio Fabra. Tanto que se muestra dispuesta a permanecer en su puesto de alcaldesa hasta que salga una sentencia. “Respeto la opinión de dichos cargos pero, como he reiterado en diversas ocasiones a través del pleno, vuelvo a repetir lo mismo: No pienso dimitir como alcaldesa porque me considero inocente”. Así de contundente.