-->

UGT-PV afronta su quinto ERE con una deuda de 6 millones

wpid-GonzaloPinoUGTPV.jpg

El sindicato UGT-PV tiene previsto iniciar esta próxima semana la negociación de un nuevo Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). Se trata del quinto expediente en los últimos tiempos al atravesar una grave situación económica que le ha llevado a una deuda actual de cerca de 6 millones de euros. En los cuatro ERE anteriores, han salido un total de 280 trabajadores en la Comunidad Valenciana, mientras que la plantilla actual es de 130 personas.

Su nuevo secretario general, Gonzalo Pino, ha reconocido que el objetivo es que “no se vaya ningún compañero más” y, además, que el presupuesto del sindicato para el 2016 aparezca de “color verde”.

Pino ha subrayado que “se ha hecho todo lo posible para afrontar una situación difícil debido a los incumplimientos por parte de la administración”, que han obligado al sindicato a “sacar recursos propios para seguir dando servicio a los trabajadores, y al no tener esos recursos, a recurrir al crédito y a la deuda, que se ha ido acumulando en la medida que los incumplimientos de la administración han sido cada día más flagrantes”.

CUATRO ERE Y 280 TRABAJADORES MENOS

UGT-PV ha acometido cuatro ERE que han supuesto la salida de unos 280 trabajadores y “tener que acudir a préstamos para pagar los despidos, que parece una contradicción pero no había más remedio porque no se podía mantener la organización”, argumenta. Tras ese proceso, ha dejado su plantilla en torno a 130 personas, a las que pedirá ahora “un esfuerzo, como en cualquier empresa, para no seguir en esa sangría permanente”.

Con la documentación del ERTE ya en manos de la sección sindical y “buena predisposición para llegar a un acuerdo lo antes posible”. Pino ha explicado que se va a ofrecer múltiples vías como la reducción de jornada y la salarial.

Respecto a la reducción de la alta deuda, el dirigente sindical ha reconocido que no se solucionará en el próximo año, pero ha añadido que espera que para el siguiente congreso estén “las cuentas claras”.

“La administración no paga absolutamente a nadie, la propia patronal está en unas condiciones difíciles de existencia debido a que no recibe también parte de lo conveniado”. “Es una situación caótica”, ha reprobado Pino.

RELEVÓ A CONRADO HERNÁNDEZ

Este histórico dirigente sindical de Ford Almussafes ha asumido el relevo de Conrado Hernández con la firme determinación de trabajar en equipo. “La crisis nos enseña que hay que volver a nuestra esencia, la acción sindical, la negociación colectiva, la relación con los trabajadores y, por lo tanto, la afiliación, y los recursos fundamentales del sindicato han de venir de los afiliados”, recalca.