-->

Air Nostrum doesn’t speak spanish

wpid7031-wpid-wpid-avion11.jpg

El Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (Sepla) ha confirmado que demandará a Air Nostrum, filial regional de Iberia, ante la Audiencia Nacional, por imponer la utilización del inglés en las comunicaciones entre las aeronaves y los centros de control aéreo en España. El sindicato ha decidido seguir adelante con el proceso judicial después de acudir al SIMA y no alcanzar un acuerdo con la compañía.

Según ha explicado el jefe de la sección sindical de Air Nostrum en el Sepla, Pedro Salazar, la aerolínea se ha mantenido en su postura y se niega a retirar la normativa, alegando cuestiones de seguridad.

Además de la demanda, la sección sindical de la aerolínea continuará estudiando la posibilidad de solicitar la inhabilitación del director de operaciones de Air Nostrum, Luis Vidal, al considerar que se está presionando a los pilotos en un exceso de atribuciones.

ÚNICA COMPAÑÍA EN EXIGIRLO

Tras el requerimiento formulado por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) para el uso del inglés en las comunicaciones entre pilotos y controladores, sólo dos compañías españolas, Air Europa y Air Nostrum, hicieron de la recomendación una norma obligatoria.

El director de Recursos Humanos de la empresa, ha advertido a los pilotos acerca de posibles sanciones si se desobedece esta norma de obligado cumplimiento para todo el colectivo. En respuesta, el Sepla aclara que Aviación Civil solicita la colaboración y no la imposición, ya que existe una norma de rango superior que legitima el uso del castellano en todo momento.

En este sentido, ha alegado que las disposiciones de la Organización Internacional de Aviación Civil (OACI) no impiden en forma alguna que se utilice el idioma nacional, además de reconocer que el establecimiento de un lenguaje único para las comunicaciones radioteléfonicas basado exclusivamente en el inglés plantea diversas complicaciones.

Los pilotos no entienden que se les exija hablar en inglés cuando es el controlador el que debe establecer el idioma de la comunicación dependiendo de la nacionalidad de las compañías que esté gestionando.