-->

Catalá suspira, calla, y desliza una maldad. Y Barberá, otra.

wpid-María-José-Catalá.jpg

En la rueda de prensa de dación de cuentas del Consell a los medios de cada viernes se emplean unos pocos minutos para hablar de los acuerdos tomados (porque hay poco dinero para dotar mucha cosa), y unos cuantos más para que la consellera­portavoz, María José Catalá, responda a cuestiones de actualidad que le planteen los periodistas. Hoy Catalá, al sentarse para proceder a todo ello ha exhalado un profundo y audible suspiro delante del micrófono por el que iba a hablar.

Y cuando ha hablado, como buena portavoz, ha hecho uso de las palabras, y de los silencios con forma de respuestas cortas. Como cuando le han preguntado su opinión personal sobre la retirada de la reforma de la ley del aborto que le ha costado el ministerio de justicia a Ruiz­Gallardón y sonoros disgustos a dos de las principales cabezas visibles del llamado sector cristiano del PP en Valencia, Juan Cotino y Miquel Domínguez. Catalá, que se supone que comulga con ellos, se ha limitado ­por dos veces­ a decir que la postura del Consell es de “respeto” a la decisión del Gobierno. Con lo que por dos veces no nos ha contado qué piensa ella, aunque precisamente por ese doble silencio nos lo podamos imaginar.

Pero ha habido otra cuestión espinosa en la comparecencia de Catalá, Montoro aparte. Y es que, preguntada por los sobresueldos ­o complementos­ que el Grupo Parlamentario Popular paga a algunos de sus diputados, ella ha contestado de manual. Pero también ha deslizado una maldad: que con la nueva Ley de Transparencia sabremos si algún otro grupo parlamentario destina parte de lo que ingresa de la Generalitat a hacer traspasos a sus respectivos partidos o a personas concretas. Ahí queda eso.

Por su parte la alcaldesa de Valencia y diputada autonómica, Rita Barberá, ha pedido que se pregunte por su economía a “algunos compañeros de Compromís que manejan o tienen bastante más patrimonio” que ella. Barberá es, según el registro de Les Corts, el diputado valenciano que encabeza el ranking de ingresos como consecuencia de sus dos cargos.