-->

Aplicar la ‘línea roja’

wpid-wpid-castedo-y-fabra2.jpg

El presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra, ha comenzado ya a aplicar la ‘línea roja’ de la que tanto ha hablado en los últimos tiempos en el Partido Popular ante las ‘imputaciones’. Este sábado en la clausura de la Convención Provincial del partido de la provincia de Alicante – en Benidorm- ha hecho pública la decisión de que la alcaldesa Sonia Castedo no sea candidata en las próximas elecciones del 2015.

Cabe destacar que la actual máxima responsable del ayuntamiento de Alicante, la popular Sonia Castedo, está doblemente imputada en el caso Brugal y en el referido al Plan Rabasa.

En este sentido, el presidente del partido en la Comunidad Valenciana, ha reconocido que el PP está trabajando en contra de cuestiones sobre corrupción. “Hemos hecho que aquellas personas imputadas estén quedando fuera y ya hemos dicho en casos como el de la alcaldesa, que no van a ser candidatos en las próximas elecciones”, ha manifestado. “La línea la hemos establecido y somos el partido que más está trabajando en ese sentido”, ha destacado.

No obstante, Fabra ya hizo declaraciones sobre este tema la pasada semana, precisamente en Alicante y en presencia de Castedo – en la salida de la Volvo Ocean Race- y advirtió de su postura: “Todos saben cuál es mi actitud ante cuestiones vinculadas a la corrupción o comportamientos que no sean adecuados” y esta actitud “se va a llevar a cabo”.

CÍSCAR HABLÓ DE REGENERACIÓN

José Ciscar, presidente del PP en Alicante, ya dijo este viernes en esta misma cumbre que no habrá imputados por corrupción en las listas de la formación. Impuso la filosofía de Fabra sobre no tolerar la corrupción, un tema que en esta provincia tiene especial relevancia con las alcaldesas de Alicante, Novelda y Elda.

CATALÁ DIO PISTAS

La portavoz del Consell, María José Catalá, en la habitual rueda de prensa de los viernes dio pistas sobre la futura actuación del jefe del Consell. “Todos saben cuál es la línea roja trazada por Fabra en todos aquellos altos cargos que dependen de su responsabilidad de Gobierno”, reconoció.

No obstante, Catalá recordó que la alcaldesa de Alicante “tiene un acta propia” de concejal porque “fue elegida democráticamente por los ciudadanos”. También remarcó que Castedo “tiene una situación que conocen y Fabra ha dicho que todos conocen la línea roja que ha trazado”.

En las preguntas los periodistas insistieron en el hecho que Catalá definiera con exactitud en qué consiste la ‘línea roja’ a lo que respondió: “El Consell no ha hecho ninguna distinción entre prevaricación, corrupción, quebranto a la Hacienda Pública” y “si la persona está imputada, la persona deja sus responsabilidades”. No obstante, también incidió en que “no es lo mismo una sospecha por llevarse dinero a casa que por formalizar mal un contrato”.

Por otro lado, la consellera también se refirió a la situación del exconcejal de San Antonio de Benagéber (Valencia), imputado por un delito de imputado en un caso de prevaricación administrativa, quien tomará posesión la semana que viene como diputado del PP en las Corts. En este sentido, señaló que Felipe Del Baño “tiene una imputación por cuestiones administrativas propias de su gestión como concejal” en el Ayuntamiento de San Antonio de Benagéber.

En este punto, recalcó que “no es lo mismo una imputación por un asunto que se puede identificar como corrupción que con una prevaricación en el ámbito administrativo”. Asimismo, agregó que Felipe del Baño “tiene un acta de diputado propia, a la que debe renunciar expresamente si así lo desea”.