-->

La ILP que Fabra admite debatir en Corts podría derogar el cierre de RTVV

wpid-fotonoticia_20140327203423_800.jpg

Es sólo una posibilidad. Pero la consellera-portavoz, María José Catalá, ha reconocido hoy lo que, por otra parte, es una obviedad: que una ley puede derogar a otra. Y la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) sobre radiotelevisión que el presidente Fabra ha aprobado que su grupo parlamentario y su gobierno apoyen debatir en Corts, puede acabar transformándose en una ley que derogue la de cierre de RTVV ahora en vigor.

Eso sí: la ILP, respaldada por casi 90.000 firmas, habla de un nuevo servicio de rtv, no de abrir RTVV. Y concreta bien poco cómo sería ese nuevo servicio público, lo que, a buen seguro, ha resultado clave para el apoyo a su tramitación de los populares, que, por otra parte, aún no han especificado cuál será su postura final. Es decir, la ILP viene a propugnar lo mismo de lo que ayer afirmó Fabra -con gran revuelo- estar dispuesto a hablar “cuando sea el momento”: una “nueva” rtvv “partiendo de cero”. Ese momento, según ha explicado Catalá, no es ahora, sino dentro de algunos años, cuando se alcance la estabilidad presupuestaria “y una mejor financiación autonómica”. O sea, lo que ayer adelantó Valencia News.

Catalá, en su rueda de prensa de después del Pleno del Consell de este viernes, se ha esforzado en convencer a los periodistas asistentes, que una y otra vez preguntaban por el cambio de criterio de Alberto Fabra, en que no ha habido ningún “anuncio”, y en que el president simplemente habló ayer de RTVV (en el hemiciclo) en respuesta a preguntas parlamentarias y (en pasillos de Les Corts) por la toma de postura que el Consell tenía que adoptar hoy sobre la ILP.

Para el Consell, según su portavoz, el modelo actual de comunicación impulsado por la Generalitat se basa en conseguir (“transitoriamente”) una desconexión mayor de RTVE sobre la que aún se negocia, y en aportar ayudas al uso del valenciano en otras radios y televisiones ya existentes. De cara a futuro, Consell y PP -según Catalá- consideran que la Comunidad “merece” una rtv propia. Pero para que llegue ese momento se han de dar las condiciones de cumplimiento del déficit autonómico con mantenimiento de las partidas sociales en el presupuesto y sin aumento de la fiscalidad.

El cierre de RTVV, ha reiterado la consellera-portavoz, se adoptó “porque no se podía sostener en ese momento, y tampoco ahora”. Catalá insiste en que estaba “sobredimensionada y era poco sostenible y eficiente”. Y que su gobierno diseñó una nueva RTVV con esas características (NOU) y un presupuesto que se reducía de 115 a 70 millones en su última etapa, a la que “sindicatos y oposición mostraron su rechazo”.

Curiosamente la cabeza visible de la ILP, invitado por el PP a tomar la palabra en Les Corts para defender la iniciativa, es uno de los máximos dirigentes de la Intersindical, el sindicato más beligerante respecto a esos planes frustrados de austeridad a los que ha aludido la consellera (el primer ERE y los presupuestos de NOU en RTVV), y el que más ha ridiculizado a Alberto Fabra en las redes sociales con ocasión del cierre de RTVV.

Catalá ha concluido que la actual ley de extinción “se ha de cumplir y se ha de hacer efectiva en los próximos meses”. Otra cosa será lo que pase después.

LA TELE DE RUS

María José Catalá, preguntada por la televisión que impulsa el presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, ha matizado que se trata de un concurso al que optan televisiones privadas, no de una nueva televisión pública con la titularidad de la institución provincial.