-->

Montoro y Moragues se incomunican a través de los medios

wpid-montoro-moragues.jpg

Los máximos responsables de la Hacienda del Estado y de la Comunidad Valenciana se comunican a través de los medios.

Así se desprende de las declaraciones de este lunes de Juan Carlos Moragues en las que responde a las de ayer domingo de Cristóbal Montoro según quien “si una comunidad autónoma se queja de que tiene graves problemas financieros, luego no puede hacer determinados anuncios alegres” en materia de rebaja de impuestos. Montoro añadía que “también debo decirle que en el caso que menciona me han transmitido que la rebaja será prácticamente simbólica”.

Estas declaraciones del ministro a La Vanguardia han encontrado un doble mentís del conseller Moragues.

Primero ha desmentido el contacto asegurando que “en ningún caso hemos tenido comunicación, ni hemos informado sobre esa rebaja autonómica por parte de Consell al Ministerio” porque “la información que debe tener el ministro es información que le ha venido por parte de su equipo del propio Ministerio de Hacienda”. Y segundo ha negado la mayor al reiterar que “la cantidad de rebaja fiscal anunciada por Fabra es una cantidad nada despreciable”.

Moragues ha calificado de “sorprendentes” las declaraciones del ministro porque “la Comunidad Valenciana se ha alineado con la rebaja de impuestos anunciada por el propio ministro de Hacienda”, “con responsabilidad, dentro de nuestras posibilidades y con prudencia”.

Los contenciosos entre Montoro y la Generalitat tienen ya una cierta solera, sobre todo por la reclamación en público de ésta de una imprescindible revisión de la financiación autonómica que incomoda al Gobierno de Rajoy en pleno debate soberanista en Cataluña.

Aunque la portavoz del Consell aflojó el viernes el tono de defensa de los intereses valencianos en Madrid al acatar los Presupuestos Generales del Estado diseñados por el equipo de Montoro que perjudican una vez más a la Comunidad, a la que deja a la cola de inversiones per cápita. María José Catalá aseguró que, de presentar enmiendas, que no es seguro, serían pactadas con el Ministerio que ha dado por buenas unas cifras calificadas unánimemente de discriminatorias por la sociedad valenciana.