-->

Los compradores de Rolls-Royce no pagaron menos de 200.000 euros por su coche en 2014