-->

Un estudio revela que la luz intermitente y el color amarillo de los semáforos no tienen un efecto disuasorio