-->

El PSPV pregunta por los recursos para tratar un posible caso de ébola

wpid-wpid-wpid-Hospital-La-Fe-Fachada-Norte.jpg

El portavoz socialista de Sanidad en les Corts, Ignacio Subías, preguntará en las Corts sobre la dotación de recursos materiales y humanos de los que disponen los dos hospitales de referencia en la Comunitat Valenciana, como son el de San Juan de Alicante y La Fe de Valencia, para tratar un posible caso de ébola, así como la información y la formación que se le está dando a los profesionales sanitarios.

   En este sentido, Subías ha remarcado de que se trata de “un caso muy hipotético pero los profesionales han de estar preparados para poder trabajar o investigar dicho virus”.

   Por ello, ha anunciado este miércoles en un comunicado, que desde el partido socialista preguntarán a la Conselleria de Sanidad “qué significa que estos dos centros están preparados, ya que hay profesionales que han indicado que no han recibido ni la formación ni la información suficiente”, ha puntualizado el diputado socialista.

   “Estamos convencidos de que en general hay una cobertura racional pero es evidente que los profesionales tienen falta de información”, ha constatado.

   En este sentido, Subías ha reclamado que “la conselleria no puede basarse simplemente en dar meros datos para hacer publicidad sino que lo que tiene que hacer es dar la formación y la información suficiente a los profesionales”. Por ello, “el PSPV va a pedir que se aclaren estas preguntas en Les Corts”.

Quejas de profesionales

En ese sentido, unos de 60 profesionales de la Unidad de la Cuidados Intensivos (UCI) de La Fe han presentado un escrito en el que critican que la reunión informativa que se celebró el pasado mes de mayo “no puede considerarse en modo alguno un proceso de formación”.

   Así, señalan que la formación que capacita para el ejercicio profesional “requiere de una duración mínima, de un estudio adecuado de materiales de apoyo y en este caso, con particular intensidad del desarrollo de prácticas”.

   Por contra, critican que esta reunión se convocó “exclusivamente” a una parte del personal de enfermería, una persona por turno, con la categoría de enfermero en lugar de a todo el personal potencialmente afectado con una duración de “aproximadamente 90 minutos”.

   Además, lamentan que se exhibió “una única copia de un protocolo de actuación no entregando al personal ni este documento, ni documentación adicional alguna en formato electrónico o papel”.

   Además, señalan que el protocolo inicialmente previsto contenía disposiciones como “compartir el material (gafas), o la previsión de que el servicio se preste por una única persona sin más soporte ante emergencias que pulsar un timbre de aviso”, por lo que tras ser “severamente cuestionadas y al parecer serán cambiadas”.

   Del mismo modo, los profesionales afirman en el escrito de queja que “se mostró, sin salir de su envoltorio, el traje de trabajo que se utilizará”, pero que “no se precisó si se trataba o no de los llamados trajes NRBQ” y que “en ningún caso se realizó prueba o práctica alguna que permitiera al personal familiarizarse con su uso”.

   Respecto a las instrucciones recibidas, señalan que “se pretende que el personal dedicado a un potencial caso de ébola una vez desarrolle durante tres horas sus tareas regrese a la planta”, lo que supone en el caso de la UCI “regresar para atender a pacientes de alto riesgo” y que “únicamente se plantea bloquear dos camas de darse el caso, disminuyendo por tanto la oferta asistencial del Hospital”.

   La sesión se realizó en presencia de un profesional del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales cuya tarea se limitó a exhibir un traje en su envoltorio, a mostrar material complementario y describir algunos aspectos básicos.

   Sin embargo, reprochan que “no se impartió indicación alguna sobre aspectos al parecer cruciales como la asistencia a la persona que debe vestir el traje antes y después de la atención al paciente o las condiciones del proceso de descontaminación”.

   Por todo ello, piden que “se depure las responsabilidades a las que hubiera lugar” y se garantice el cumplimiento de la normativa relativa a la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos en todos sus aspectos: formación, garantías físicas y personales y garantías de las instalaciones.

    Además, reclaman que se asegure que se preserve a trabajadores, a enfermos y al conjunto de la población frente a los riesgos derivados de un protocolo de actuación “insuficiente, no implementado en la práctica y no soportado con la formación y el entrenamiento adecuados del personal”.

   Por último, demandan que “no se traslade a paciente alguno al Hospital la Fe, ni a ningún centro sanitario en el que no se hayan realizado con la debida diligencia los procesos de análisis de riesgos, implementación de medidas aplicables, adecuación de las instalaciones y formación y entrenamiento del personal, que garanticen una actuación segura con riesgos debidamente bajo control”.