-->

Más de 2000 kilos de pólvora en el Castell de L’Olla en Altea con Fabra como testigo

wpid-fotonoticia_20140810111548_800.jpg

El Castell de l’Olla, que este año celebra su 28 edición, volvió a encender este sábado por la noche el cielo de la playa de la localidad alicantina de Altea, con un castillo de fuegos artificiales que empleó más de 2.000 kilos de pólvora.

El evento, que cuenta con la distinción de Fiesta de Interés Turístico Autonómico de la Comunitat Valenciana, congregó a miles de espectadores –la organización esperaba unos 50.000– a lo largo de la bahía, además de diversas autoridades encabezadas por el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra.

Asimismo, acudieron a este espectáculo el delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Serafín Castellano; los consellers de Economía y Turismo e Infraestructuras, Máximo Buch e Isabel Bonig, respectivamente, y el alcalde de Altea, Miguel Ortiz, así como la artista Victoria Cano, autora del cartel anunciador de este año, y el poeta Rafael Solaz.

Todos ellos presenciaron a partir de la medianoche un montaje de fuegos de artificio disparados desde el mar lleno de enormes palmeras, ramilletes y efectos de sonido y música creación de la pirotecnia de Carlos Caballer.

En su discurso, Alberto Fabra, destacó el amor del pueblo valenciano hacia la pólvora fruto de su “carácter mediterráneo” y, por tanto, su presencia en las fiestas tradicionales de la Comunitat.

El Castell de l’Olla se celebra el sábado más cercano a la festividad de San Lorenzo, en esta ocasión desde hace 28 años, en una comunión entre pirotecnia y música con el mar Mediterráneo de fondo. El castillo de fuegos artificiales se dispara desde las plataformas instaladas frente a la playa.