-->

Museos de Elche: la cultura al alcance de todos – Parte 1

elche

Una sólida y variada red de museos y salas de exposiciones recoge y muestra el importante patrimonio cultural de Elche. A través de ellos, el visitante puede sumergirse en la historia de la ciudad y su legado arqueológico, descubrir el exacto lugar donde se encontró la Dama, contemplar una interesante colección de arte contemporáneo, conocer el apasionante universo que rodea el Misteri d’Elx, viajar a la Prehistoria o aproximarse a la cultura y las tradiciones locales. En este primer artículo vamos a hacer un repaso a todos los museos de nuestra ciudad.

1 – Museo Arqueológico y de Historia de Elche

La apasionante historia ilicitana, desde sus orígenes hasta la actualidad, está recogida de forma amena e interactiva en el Museo Arqueológico y de Historia de Elche Alejandro Ramos Folqués (MAHE). El renovado espacio, inaugurado en 2006, dota a la ciudad de una infraestructura cultural de primer orden, que pone en valor de forma definitiva el riquísimo patrimonio arqueológico e histórico de Elche. Elementos audiovisuales, pantallas táctiles y paneles facilitan la comprensión del material expuesto.

Su concepción parte del escrupuloso respeto a la trayectoria desarrollada durante más de cuarenta años por el Museo Arqueológico Municipal Alejandro Ramos Folqués, personaje y centro que han adquirido un prestigio notable en el conjunto de la investigación arqueológica española.

El museo ocupaba desde 1982 las dependencias rehabilitadas de una antigua fábrica textil en el ala Este del alcázar de la Señoría, o palacio de Altamira. El nuevo proyecto museístico del MAHE incorporó no sólo toda la fortaleza, sino también el primer sótano de un aparcamiento subterráneo construido en la zona de Traspalacio.

Se dispone así de dos espacios para establecer un discurso histórico/cronológico de la ciudad. Es un único museo, dividido en dos secciones: arqueológica e histórica. La primera abarca desde los orígenes hasta el final de la etapa visigoda y la llegada de los primeros pobladores árabes; la segunda comienza con la fundación de la nueva villa por parte de los musulmanes y alcanza hasta nuestros días.

En Traspalacio, con estructura de nueva planta, se muestra una nutrida colección de excelentes piezas arqueológicas. Sus seis salas van desde el Neolítico (hacia el 4.000 a.C.) hasta la tardo-antigüedad, con amplio protagonismo del legado ibero y obras memorables como el pilar-estela, las esculturas del toro y de la esfinge y la cerámica decorada: todo ello figura entre los mejores exponentes de esta cultura hallados en España. También hay reproducciones de enterramientos y de hábitats de esa época (siglos VI al III a. C.).

Desde esta planta se contemplan un trozo de muralla medieval y restos de una de sus torres, así como parte de un acueducto del siglo XVII que surtía de agua a la ciudad por un ramal de la acequia Mayor.

El segundo espacio expositivo es el alcázar de la Señoría, incorporado como un elemento más al museo, ya que no había sido visitable en su totalidad hasta la apertura del MAHE. Las excavaciones realizadas para su rehabilitación en 2005 permitieron dejar al descubierto parte del antiguo trazado islámico, con una gran puerta monumental de acceso desde la ladera del río.

A través del patio de Armas se llega a sus dos plantas del ala Este, que albergan el museo histórico y una exposición tecnológica con piezas seleccionadas a partir del siglo XIII hasta la actualidad, apoyada con paneles y material gráfico.

La sala inferior cubre el periodo que va desde la conquista cristiana (1265) hasta el siglo XVII y en ella destacan las cruces de término de los caminos de Orihuela (siglo XIV) y Alicante (siglo XV).

El piso superior abarca las tres últimas centurias de la historia local, mientras la sala acristalada del ala oeste se dedica a exposiciones.

La imponente torre del Homenaje, que preside la fortaleza, fue el hogar de la Dama de Elche durante su estancia temporal de seis meses en 2006. Mientras los ilicitanos esperan su regreso, el lugar lo ocupa una réplica exacta del famoso busto ibero, cedida por el Museo Arqueológico de Alicante (MARQ).

El patio de Armas del palacio de Altamira se utiliza de forma regular para actos culturales y sociales.

image_619

2 – Museo de la Festa

No estar en Elche en agosto ni, en los años pares, a finales de octubre y comienzos de noviembre, no es razón para no vivir intensamente el Misteri.

El Museo Municipal de la Festa nació en 1997 con la idea de atrapar en el espacio y en el tiempo parte de la magia que envuelve el Misteri, o Festa d’Elx, y para darlo a conocer a quienes, por visitar la ciudad fuera del periodo de las representaciones, no pueden presenciarlas en directo en la basílica de Santa María.

Dispone de dos salas: en la primera, integrada en las dependencias de la Casa de la Festa (sede del Patronato del Misteri y lugar de ensayo de los cantores), se muestran elementos relativos a la puesta en escena, como carteles antiguos, instrumentos, vestidos de los cantores y una maqueta de la basílica.

Pero el auténtico atractivo del museo se encuentra en la segunda sala, que ocupa la nave de la ermita de San Sebastián, último vestigio conservado en la ciudad del gótico catalán del siglo XV, que sirvió de local de ensayo de la Capella hasta la inauguración de la Casa de la Festa, en 1988.

En su interior, las nuevas tecnologías reviven la historia y la emotividad que rodea a esta extraordinaria representación, mediante un audiovisual de media hora de duración, conducido por uno de los personajes del Misteri, el apóstol San Jaime (Santiago), acompañado con espectaculares efectos especiales.

El museo dispone de una pequeña tienda para llevar como recuerdo algún elemento de la iconografía del Misteri y de la Virgen de la Asunción; también venden libros, CDs y DVDs de la Festa. La planta superior se destina a archivo y centro de investigación.

Junto al museo, en la Casa de la Festa (que conserva parte de la fachada del antiguo hospital de Caridad, de los siglos XV y XVI), se pueden adquirir las entradas para los Ensayos Generales que se realizan los días 11, 12 y 13 de agosto y, los años pares, el 29 y 30 de octubre. También se obtienen en Instanticket: http://www.instanticket.es

image_63583_jpeg_800x600_q85

 

 

 

 

 

 

 

 

 

3 – Museo de la Virgen de Elche

Hay quien dice que, en Elche, Dios es un pariente cercano de la Maredéu. Esta afirmación, sin duda exagerada, pero muy gráfica, revela la profunda devoción de los ilicitanos por la Virgen de la Asunción, cuyo museo está ubicado junto a la capilla de la Comunión de la basílica de Santa María, por cuya antigua puerta se accede.

En él se narra, a través de piezas escultóricas, pictóricas, de orfebrería y de una rica colección de textiles, la historia de la imagen de la patrona de la ciudad, cuya devoción fue introducida en el siglo XIII por el rey Jaime I el Conquistador.

La hermosa leyenda cuenta que el 29 de diciembre de 1370 llegó a una de las playas de Elche un arca en cuyo interior venían la imagen de la Maredéu y la consueta, o partitura, del Misteri d’Elx, que había de representarse en su honor.

El fervor de los ilicitanos ha dado lugar a lo largo de los siglos a numerosas y valiosas donaciones: mantos, vestiduras, coronas, joyas, muebles e inmuebles, que forman el rico patrimonio de la Virgen, que ahora es posible conocer.

El punto central del Museo de la Virgen está dedicado a la dormición de María, que se evoca en la Festa, o Misteri d’Elx, con el gran lecho de ébano y plata del siglo XVII, magnífica muestra de orfebrería portuguesa, en el que descansa la imagen de la patrona entre el 15 y el 22 de agosto, durante su novenario.

Entre las piezas más señaladas destacan los mantos azul y morado, traídos desde Roma en 1795; el manto de las Conchas, diseñado por el archivero e historiador Pedro Ibarra en 1917; el terno del obispo José Tormo (1784), así como la corona imperial y un copón, ambos del orfebre Fernando Madrid (siglo XVIII).

Tres obras del siglo XVI constituyen los objetos más antiguos del museo: la cabecera de la cama procesional de la Virgen, con la que sale a hombros de judíos y apóstoles en la procesión del entierro, el 15 de agosto y el 1 de noviembre (los años pares); una arqueta-ostensorio de plata dorada y el testamento de Isabel Caro con la referencia más antigua al Misteri: el facsímil de un pergamino de 1523 con las cláusulas testamentarias de esta dama, entre las que se citan donaciones para una “grandísima fiesta” que se hace en Santa María el día de la Virgen de la Asunción.

image_60955_jpeg_800x600_q85

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

4 – Baños árabes

Construidos hacia 1150, los Baños Árabes fueron el tesoro escondido del patrimonio local hasta su rehabilitación y apertura al público, en 1998. Están ubicados en el sótano del convento de la Merced, edificio permutado en 2004 por el Ayuntamiento por un nuevo monasterio para las monjas Clarisas, que lo habitaban. Desde el siglo XIII sufrieron varias transformaciones, hasta quedar convertidos en cuarto trastero y almacén conventual.

Estos baños, conservados casi en su totalidad, constituyen uno de los escasos ejemplos de arquitectura pública islámica que pervive en la Comunidad Valenciana.

Aunque en la ciudad musulmana existían otros baños o hammâm, estos debieron ser los más importantes, al hallarse próximos a la mezquita y a la puerta principal, la Lucentina. Los viajeros que arribaban podían bañarse aquí antes de rezar y de acceder al recinto amurallado.

Para el mundo islámico, el agua es un don divino, relacionado con la sabiduría y la pureza. La cultura andalusí hizo de este rito una práctica placentera, en la que empleaban aceites y esencias. Además, los baños no servían únicamente como lugar de descanso, sino también de reunión social.

La entrada se realiza a través del paseo Eres de Santa Llúcia. Están distribuidos, como era tradicional en estas instalaciones, en tres salas (fría, templada y caliente) paralelas, separadas por arcos y columnas y cubiertas por bóvedas de cañón con lucernarios. Durante el recorrido, una voz en off explica los distintos usos de cada espacio, mientras luces y sonidos recrean el ambiente de los baños originales.

image_60944_jpeg_800x600_q85

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

5 – Museo de Arte Contemporáneo

En pleno barrio del Raval, uno de los de más carácter de la ciudad, el Museo de Arte Contemporáneo, inaugurado en 1980, hizo realidad el proyecto de un colectivo local de pintores creado a finales de los sesenta, el Grup d’Elx.

Está ubicado en el edificio (rehabilitado y ampliado en dos alturas) que albergó el Ayuntamiento del antiguo Raval de la Morería, construcción barroca de mediados del  siglo XVII, con una zona porticada y una lonja en su ángulo de poniente, bajo la cual pasa la calle Mayor de este enclave de origen medieval.

El sueño del Grup d’Elx se plasmó en una valiosa colección, profundamente conectada con el devenir histórico y plástico de los últimos sesenta años. La gran cohesión de sus fondos, así como las peculiares y solidarias circunstancias de su formación, lo convierten en elemento de primer orden: de ahí su reconocimiento dentro de la red de museos y colecciones museográficas permanentes de la Comunidad Valenciana.

Figuras muy emblemáticas y representativas de la vanguardia valenciana y española, como Arcadi Blasco, Juana Francés, Salvador Soria, Toni Miró, Equipo Crónica, Viola, Genovés y Amalia Avia, entre otros, constituyen el corpus central de este valioso patrimonio. En él están representados muchos de quienes promovieron la puesta al día del arte español entre los años cuarenta y sesenta del pasado siglo, eclosionando a partir de los ochenta y hasta nuestros días.

El museo organiza muestras temporales, que se exhiben en el cercano Centro Municipal de Exposiciones (plaza de San Juan, frente a la iglesia del mismo nombre), junto a las que monta el propio Ayuntamiento.

Frente a este moderno edificio de tres plantas se encuentra la escultura del pintor Sixto Marco, uno de los fundadores del Grup d’Elx y del museo, carismático personaje muy querido en la ciudad, fallecido en 2002.

image_61474_jpeg_800x600_q85

 

 

 

 

 

Fuente: Visitelche

 

Leave a comment

Your email address will not be published.

*