-->

Cloramina, un veneno que se oculta en las piscinas

69299_foto3_5facilities

Cloramina, un veneno que se oculta en las piscinas, esto se deriva de la mezcla del cloro con el sudor, la orina, los insectos, las hojas, pequeñas ramas procedentes del entorno derivan en una sustancia llamada cloramina, esta sustancia puede provocar asma y otras afecciones respiratorias. La cloramina puede llegar a lesionar el epitelio pulmonar y provocar síntomas asmáticos o provocar asma a niños con predisposición. La probabilidad de presentar alguno de esos síntomas aumenta cuanto más pequeño sea el niño, más tiempo permanezca en la piscina, más agua de la piscina ingiera, menos higiene personal se exija a los usuarios y mayor sea la temperatura del agua. Hay que saber que los niños de hasta seis y siete años, que chapotean más que nadan, están más expuestos porque inhalan y tragan más partículas de agua con cloramina. Este compuesto, responsable también del olor a desinfectante, aparece en la piscina en las horas posteriores a la primera cloración, como resultado de la mezcla del ácido hipocloroso (reacción del cloro con el agua), el sudor, la saliva, la orina y otros elementos orgánicos presentes. Expertos aconsejan que añadan más cloro al agua, así es la única forma de acabar con la cloramina, es un tratamiento de choque que debe ser controlado minuciosamente. Según los expertos en salubridad el nivel de cloro libre debe estar entre los 0,6 y 1,5 milígramos por litro, con un nivel de pH entre 7,2 y 7,8. Lo mejor es comenzar con una dosis de 20 gramos de cloro de acción rápida por cada metro cúbico de agua, y continuar con un mantenimiento a base de cloro en tabletas o grano de manera que se mantenga siempre en la horquilla de entre 0,6 y 1,5 miligramos por litro.

Deben saber que los niveles de cloramina son mayores en las piscinas cubiertas, con mayor temperatura del agua y con malas condiciones higiénicas de los nadadores. Además no sólo los niños deben estar prevenidos ante estos riesgos, advierten los neumólogos, también todos aquellos que padecen alguna alergia o enfermedad respiratoria, así como las personas más expuestas al agua de la piscina.

Be the first to comment on "Cloramina, un veneno que se oculta en las piscinas"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*